¿Ha empezado a poner ya en práctica las 4 primeras claves de la longevidad positiva que le envié el otro día?

Como le prometí, ahora está a punto de descubrir las 4 restantes.

Recuerde que en medicina china la longevidad -denominada Chang Shou– no se equipara únicamente a cumplir más años, sino a hacerlo en buena salud y, sobre todo, siendo felices.

Y en este sentido las claves que descubrirá hoy (incluidos dos importantes puntos de acupuntura que van a ayudarle a reforzar su organismo y combatir ciertas dolencias) complementan a las de la primera entrega: meditación, plantas medicinales, Qi Gong y automasajes.

No le entretengo más y le dejo con las 4 claves de hoy:

Secreto n° 5: La acupuntura

Desarrollada hace miles de años por los maestros taoístas para restaurar y mantener la buena salud, la acupuntura tiene como objetivo restablecer el equilibrio de todo el organismo.

La filosofía taoísta ve a la persona como un sistema energético donde la mente y el cuerpo están unidos, influyéndose y equilibrándose respectiva y permanentemente.

Y, como ha visto, de acuerdo con sus enseñanzas también existe una energía vital universal presente en todas las criaturas, el Qi, que fluye a través del cuerpo en vías especiales llamadas “meridianos” o “canales” energéticos.

Pues bien, que el Qi fluya libremente a través del cuerpo garantiza la buena salud y la longevidad. De ahí que la medicina china use la acupuntura para estimular ciertos puntos -ubicados en los meridianos- que ayudan a desbloquear el Qi (su obstrucción compromete el funcionamiento de algunos sistemas y órganos dada la falta de energía).

Ahora bien, al restaurar el flujo del Qi la acupuntura lo que hace es estimular los mecanismos curativos naturales del cuerpo. Por eso las sesiones regulares de acupuntura mejoran el funcionamiento de todos los órganos, favorecen la circulación, disminuyen la inflamación y el dolor, regulan los niveles hormonales, relajan el cuerpo y la mente… contribuyendo con todo ello a una vida larga y saludable.

Le doy un truco extra: durante las sesiones de acupuntura, asegúrese de que su lengua esté en contacto con el paladar. Con ello mejorará el flujo de energía.

Secreto n° 6: La acupresión

Esta técnica utiliza los mismos principios y puntos que la acupuntura, pero para liberar el Qi el terapeuta presiona con fuerza con los dedos, en lugar de usar agujas.

La acupresión se puede realizar en casa como un método de tratamiento personal y es una gran herramienta para tratar a los niños. Aquí van dos puntos muy conocidos y prácticos que le conviene conocer:

  • Zu San Li (nombre que deriva de su ubicación y que en español sería algo como “Tres millas del pie”). Está a una distancia equivalente a la anchura de 4 dedos juntos medida desde la rótula de la rodilla hacia abajo. Este punto sirve para promover la digestión, regular el flujo del Qi y de la sangre y fortalecer el sistema inmunitario.
  • Nei Guan (“Frontera interna”). Se encuentra a tres dedos de la muñeca, justo en el punto medio de la parte interior del antebrazo. Cuando se estimula calma el corazón y la mente y disminuye la presión arterial, al tiempo que también actúa contra el insomnio, las náuseas y todo tipo de dolor.

Secreto n° 7: El control del estrés

En los últimos años se ha incrementado el conocimiento sobre el papel que juega el estrés en la génesis de enfermedades importantes. Pero no solo eso: también predispone a ciertas conductas de riesgo, como por ejemplo comer en exceso, fumar, recurrir a fármacos para dormir…

Todo ello aumenta enormemente las probabilidades de enfermar.

Durante un evento estresante el cuerpo produce un exceso de cortisol, una hormona que aumenta la energía de las células. Esta reacción suele ir acompañada de una reducción de la actividad de los órganos linfáticos (como el timo, los ganglios linfáticos y el bazo). Y, del mismo modo, la cantidad de linfocitos en la sangre (células inmunitarias) tiende a reducirse, con lo que aumenta la vulnerabilidad ante las infecciones víricas y bacterianas.

De acuerdo con la medicina china el estrés provoca un vacío de Qi o, lo que es lo mismo, una caída en los niveles de energía. La consecuente mayor demanda puede terminar agotando a los órganos, especialmente a los sistemas del bazo, el riñón y la glándula suprarrenal. Y aún hay más: el estrés también puede bloquear el flujo de energía en el cuerpo, provocando dolor y enfermedades.

Aunque no es posible prevenir el estrés por completo (además de que es un mecanismo de defensa necesario), sí hay importantes pautas que se pueden tener en cuenta para mantenerlo a raya o reducirlo en caso de que se sufra un exceso.

Estas herramientas le ayudarán a responder a situaciones estresantes de una manera más constructiva y saludable:

  • Acostúmbrese a respirar profundamente y, si es posible, practique alguna técnica específica, como por ejemplo la coherencia cardíaca.
  • Aprenda a decir que no (cuando algo es demasiado, es demasiado).
  • Viva en el presente, sin preocuparse por errores pasados ni esperar con impaciencia eventos futuros.
  • Aprenda a “frenar” (en todos los sentidos de la palabra).
  • Practicar regularmente Qi Gong, meditación o Tai Chi le ayudará a mejorar en todos estos factores clave.

Secreto n° 8: El entorno

Crear un entorno propicio para la salud y el bienestar en los espacios de vida y de trabajo es algo fundamental para alcanzar una vida larga y sana.

Puede que suene raro, pero la energía de nuestro hogar y nuestro jardín, por ejemplo, nos refresca y nos cura. Al menos esto es lo que defiende el Feng Shui, el antiguo arte taoísta basado en la creación de ambientes saludables que también nos recuerda que podemos estar rodeados de Qi “malo” (es decir, energía negativa) que dañe nuestra salud y nos impida descansar y sanar.

Los elementos esenciales a los que el Feng Shui recomienda dar prioridad son:

  • La luz natural.
  • Tener seres vivos en casa (plantas en particular).
  • El silencio.
  • Contar con un espacio específico para la meditación (o simplemente para disfrutar de la tranquilidad) dentro de casa.

Es recomendable que, cuando compre productos electrónicos o electrodomésticos, verifique sus niveles de ruido y contaminación.

Los otros tesoros de la medicina china

Acupuntura, automasajes, meditación, los puntos Zu San Li y Nei Guan… En esta serie de e-mails hemos dado un repaso a las 8 claves de la Medicina Tradicional China (MTC) para lograr una longevidad saludable.

No obstante, hay algo importante de lo que todavía no hemos hablado.

En medicina china la clave no está en superar o alargar las enfermedades, tal y como hemos visto que sucede en la medicina occidental.

El mejor médico chino no es el que más recetas prescribe o el que más opera, sino aquel que no tiene pacientes, ya que se entiende que les ha enseñado a prevenir eficazmente todo tipo de dolencias.

Como lo lee.

De acuerdo con las teorías de esta medicina ancestral el secreto de la buena salud consiste en protegerse, en evitar la enfermedad y en mantener a salvo la buena salud.

Y esta es también la máxima del Prof. Liu Zheng, uno de los mayores expertos en Medicina Tradicional China (MTC) en nuestro país y quien, a través de un curso único, pone a su disposición todos los secretos de esta sabiduría milenaria. De hecho, ha desarrollado una revolucionaria forma de poner en práctica todos sus conocimientos de forma fácil y segura, sin salir de casa, combatiendo el dolor y numerosas dolencias.

Si quiere más información sobre el Prof. Liu Zheng y su curso “Los secretos de la Medicina China”, aquí puede encontrarla.

Por mi parte, antes de despedirme solo me queda insistir en que se tome su tiempo para interiorizar los 8 secretos de la longevidad saludable que ha visto en estos dos e-mails.

Y recuerde: la clave no es solo vivir más, sino sobre todo encontrándonos bien y siendo felices.

P.D.: Si no conoce todavía los 4 secretos de esta serie, aquí puede descubrirlos.