Señales que el cerumen le está enviando

Compartir

El color, la textura o el olor del cerumen de sus oídos pueden indicar diversos trastornos de salud. Conozca las señales de alerta que la cera de sus oídos le está enviando y sepa cómo actuar en consecuencia.

Son muchas las señales de alerta que el cuerpo nos envía y que pueden ayudar a detectar ciertos problemas de salud.

Estos signos son el mejor ejemplo de que el organismo se compone de tejidos y sistemas intrínsecamente relacionados.

Así puede ocurrir, por ejemplo, que algunas alteraciones de la piel, del cabello o de los ojos estén indicando que en realidad se ha producido un desequilibrio de la flora intestinal o de tipo hormonal.

Pues bien, a veces estas señales proceden de lugares tan insospechados como el interior de los oídos.

Lo que el aspecto del cerumen dice sobre su salud

No se le suele prestar atención, pero lo cierto es que la cera o cerumen cumple con un importante papel protector del oído.

Formada por colesterol, escualeno, lanosterol y ácidos grasos, entre otros compuestos, esta sustancia impide que microorganismos como ácaros o bacterias penetren en el interior del oído y lo dañen. (1)

También favorece su limpieza y correcta lubricación, al tiempo que evita que el conducto auditivo se irrite cuando le entra agua, lo que a su vez puede acarrear un problema muy concreto (aquí puede leer más sobre este trastorno, muy habitual en los meses verano).

Pero además ofrece información muy útil sobre nuestro estado de salud.

El cerumen que indica que todo marcha bien dentro del cuerpo es el que tiene un color amarillento, es húmedo y resulta un poco pegajoso al tacto.

Por el contrario, si está más seco o quebradizo de lo normal y además se experimenta cierto picor en la zona, puede indicar que un eccema está afectando al conducto auditivo externo debido a una dermatitis o a la presencia de hongos.

Para estos casos puede aplicarse en la zona aceites vegetales de propiedades hidratantes, como por ejemplo el de calófilo (Calophyllum inophyllum) o el de onagra (Oenathera biennis).

Por otro lado, si está especialmente líquida y su olor es muy intenso e incluso desagradable, puede tratarse de una infección o de un trauma en la zona del oído medio que haya conllevado una inflamación.

Respecto a su color, es la oxidación lo que hace que la cera se vuelva cada vez más oscura. Es decir, que si presenta un tono anaranjado, marrón claro u oscuro no debe preocuparle, pues solo está indicando que lleva mucho tiempo ahí.

Eso sí, en este caso conviene eliminar el exceso de cerumen para que no se acabe formando un tapón que pueda comprometer la audición (más adelante le indico cómo hacerlo sin riesgos).

Más colores de los que imagina

Lo habitual es que el cerumen sea entre amarillento y marrón. (2) (3)

Menos común es que presente los siguientes tonos:

  • Verde. Indica que se ha producido una infección en el oído, ya que ese color corresponde a las secreciones de pus.

¡Ojo! Si además el olor es especialmente desagradable, significa que la infección se está propagado (pinche en este enlace para conocer un aceite esencial muy eficaz en estos casos).

  • Roja. Revela que hay restos de sangre. Ahora bien, esto puede deberse a un pequeño rasguño o a la picadura de un mosquito en la zona del canal auditivo, lo que de entrada no reviste gravedad. En estos casos el rojo no es muy intenso y solo aparecen pequeñas manchas.

Sin embargo, si ese tono carmesí es intenso y además la cera es más líquida de lo habitual la cosa cambia, ya que podría ser indicativo de que se ha producido una perforación en el tímpano, por lo que debe acudir a un especialista cuanto antes.

  • Blanca. En principio no debe preocupar, pues es el color que tiene la cera cuando empieza a formarse y también el que presentan las personas que sudan menos o su olor corporal es menos intenso.

Ahora bien, en ocasiones puede indicar que existe un déficit de hierro y hay riesgo de anemia, por lo que debe prestar atención a otros síntomas que alerten de esta carencia; por ejemplo, tener el cabello frágil. (4)

  • Grisáceo. Es el ejemplo más visible del grave problema de contaminación que existe en muchas ciudades. Y es que este tono evidencia la acumulación de polvo y partículas en suspensión procedentes de la polución.

Por supuesto, en este caso lo idóneo sería mudarse a una zona menos contaminada, lo que no siempre es posible. Pero lo que sí está a su alcance es recurrir a “estrategias anticontaminación” (aquí descubrirá 4 muy eficaces).

  • Negra. Si junto a ese color se experimenta picor en la zona del oído, también podría indicar una infección por hongos. En este caso se ha demostrado que aplicar un par de gotas de aceite de árbol del té ofrece muy buenos resultados.

Por último, si lo único que ocurre es que el cerumen tiene un color muy intenso, significa que hay una acumulación y además la cera está muy compactada.

De entrada esto no entraña riesgos, pero sí debe eliminarse el exceso para que el conducto auditivo no acabe bloqueado, lo que puede comprometer la audición y aumentar el riesgo de sufrir mareos o vértigos.

Eso sí, a la hora de eliminar los tapones de cera hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones.

¿Elimina así la cera de sus oídos?

Lo primero de todo, olvídese de los bastoncillos, ya que en la mayoría de los casos estos solo agravan el problema: empujan la cera más dentro del canal auditivo, compactando aún más el tapón que ya se ha formado.

En su lugar, lo primero que hay que hacer es ablandar el cerumen. Por ejemplo vertiendo varias gotas de aceite de oliva con una jeringa. Deje que el aceite empape bien el cerumen acumulado, para lo que deberá colocar la cabeza de lado y apoyada en una superficie durante un minuto.

Después limpie los restos con un algodón, pero sin llegar a introducirlo dentro del canal auditivo. Repita el proceso al menos 2 veces al día.

Notará que poco a poco el tapón se va ablandando y que resulta más fácil extraer el cerumen con la ayuda del algodón.

Ahora bien, si de este modo no consigue eliminar el tapón de cera, sí es recomendable que acuda a un centro sanitario para que un profesional lo extraiga con las herramientas adecuadas.

Fuentes

  1. Medlineplus.gov
  2. “El color de la cera”. Gaes.es
  3. “El color de la cera del oído”. Audiosocial.es
  4. “23 warning signs your body is giving you”. Natureaddictedlife.com

Comentarios 0 comentarios