El metabolismo es el proceso por el que el organismo quema las calorías necesarias para funcionar correctamente. Y, si esa quema tiene lugar estando en reposo, se denomina “metabolismo basal”. Pues bien, hasta ahora se creía que este metabolismo en reposo se ralentiza a medida que se envejece, lo que explicaría por qué con los años se tiende a coger peso con facilidad. Sin embargo, un reciente estudio parece contradecir esa teoría.

Y es que un grupo de investigadores(1), tras analizar los datos de cerca de 6.500 personas de todas las edades, ha observado que el metabolismo en reposo se mantiene estable entre los 20 y los 60 años y, asimismo, que solo a partir de ese momento empieza a registrarse un descenso inferior al 1% anual. Además, según sus conclusiones, no existirían diferencias significativas entre las tasas metabólicas en reposo de hombres y mujeres, incluso si estas últimas han alcanzado la menopausia, lo que también echa por tierra la creencia generalizada de que el metabolismo se desajusta en esa etapa vital.

Entonces, ¿por qué el metabolismo se vuelve cada vez más lento y aumenta el riesgo de sobrepeso? Para los investigadores la respuesta tiene más que ver con el estilo de vida que con el hecho de cumplir años. Por ejemplo, señalan que el sedentarismo es el gran responsable de que las calorías ingeridas no se usen como combustible y acaben acumulándose en el organismo, con todos los riesgos para la salud que ello implica. De ahí que el simple hecho de mantenerse activo sea lo que realmente ayude a mantener el ritmo metabólico ¡independientemente de la edad que se tenga!

Fuentes:

  1. Herman Pontzer, Yosuke Yamada, Hiroyuki Sagayama et al.: “Daily energy expenditure through the human life course”. Science. 2021.