Las alteraciones que se producen en la microbiota intestinal contribuyen a un envejecimiento acelerado. Así se indica en el estudio que ha analizado la microbiota de varios pacientes con progeria (una enfermedad rara que provoca el envejecimiento acelerado durante la infancia)(1).

Tras estudiar las muestras de su flora intestinal los investigadores observaron que existía un importante desequilibrio de la microbiota intestinal (disbiosis). Y lo mismo ocurría con los ratones con progeria que formaron parte de la segunda fase de la investigación.

En esa segunda fase se realizó un trasplante fecal entre los ratones que padecían progeria y los que estaban sanos (su flora intestinal no presentaba ningún desequilibrio). Los resultados confirmaron que los ratones con progeria que recibieron la microbiota de los ratones sanos vieron alargada su esperanza de vida y mejoró su metabolismo en general. Por el contrario, los ratones sanos que recibieron la microbiota de los que tenían progeria vieron incrementado su peso y aumentó el nivel de glucosa en sangre.

 

Fuentes:

  1. Clea Bárcena, Rafael Valdés-Mas, Pablo Mayoral, Cecilia Garabaya et al.: “Healthspan and lifespan extension by fecal microbiota transplantation into progeroid mice”. Nature Medicine. 2019.