Dolor y ritmo circadiano: por qué a esta hora sufre más

Compartir

Desvelamos en qué momento del día sentimos más dolor, lo cual está regido por el ritmo circadiano, tal y como ha revelado una investigación. Descubra por qué pasa y qué herramienta es la mejor para combatirla.

Ha llegado el momento de desvelar qué une al dolor y al ritmo circadiano.

Es posible que algunos de nuestros Lectores que lamentablemente sufren dolor crónico -quizá usted sea uno de ellos- ya se hayan dado cuenta: siempre sentimos más dolor por la noche que durante el día.

Concretamente, el pico máximo de dolor se da a las 3 de la mañana, mientras que el mínimo se produce a las 3 de la tarde.

Y la ciencia acaba de explicar el motivo.

Dolor y ritmo circadiano: nuestro sufrimiento, regido por el biorritmo

Nuestra percepción del dolor fluctúa según la hora del día, de acuerdo con un estudio realizado por investigadores de Lyon (Francia) y publicado en la prestigiosa revista científica especializada en cerebro Brain. (1)

Pero ¿qué es lo que rige esa oscilación?

Pues el ritmo circadiano, ese reloj interno que todos poseemos y que se ajusta al ciclo natural del día (es decir, a períodos repetidos de 24 horas).

En concreto, en el estudio del que hablamos un total de 12 voluntarios sanos aceptaron permanecer despiertos durante 34 horas consecutivas.

Fueron aislados en habitaciones sin ventanas mientras se le suministraba comida a un ritmo constante, para evitar que cualquier influencia externa modificase el funcionamiento de su biorritmo interno.

Y cada 2 horas eran sometidos a un estímulo de calor para comprobar en qué grado sentían dolor (en una escala del 1 al 10).

Pues bien, resultó que la percepción del dolor alcanzó su mínimo a primera hora de la tarde, en torno a las 15:00 a 16:00 horas, y su máximo en plena madrugada, alrededor de las 3:00 ó las 4:00 horas, bajo la influencia combinada del ritmo circadiano y la calidad del sueño.

Es decir, que la sensibilidad al dolor es rítmica a lo largo de las 24 horas y está fuertemente controlada por el sistema de sincronización endógeno.

Ese ritmo se escapa a nuestro control y se repite cada día, haciéndonos sentir un mayor malestar durante la madrugada (en una hora, en torno a las 03:00 horas, en la que además la presión sanguínea suele aumentar).

Pero ¿por qué aumenta la percepción del dolor de madrugada?

Que la Naturaleza no da puntada sin hilo es una realidad que nadie puede poner en duda.

Así que, si nuestra percepción del dolor aumenta en el momento en el que por lo general nos mece el más profundo de los sueños, por algo es.

Y efectivamente resulta que, al aumentar nuestra sensibilidad al dolor durante el sueño, el cuerpo se vuelve capaz de reaccionar de forma más rápida ante un peligro potencial precisamente en el momento en que más vulnerables somos.

Es una forma innata de protección de este fabuloso ejemplo de ingeniería natural al que llamamos cuerpo.

Pero eso también implica que una persona con dolor crónico sufre un peor descanso precisamente debido a que ve su malestar acrecentado cuando el cuerpo pide reposo.

Y justo por eso tiene tanto valor este estudio.  

En realidad, abre la puerta a demostrar que la medicina circadiana, la conocida como “cronobiología” y todas las disciplinas que esta engloba, como por ejemplo la crononutrición, pueden ser un enfoque muy prometedor para el tratamiento del dolor crónico. 

Para todas las personas que conviven diariamente con el dolor, una exploración del ritmo circadiano o de un trastorno del sueño podría ayudar a explicar sus síntomas y, quizás, a tratarlos con cronobiología”, explica Claude Gronfier, una de las investigadoras responsables del estudio.

Fuentes

1. Inès Daguet, Véronique Raverot, Didier Bouhassira, Claude Gronfier. “Circadian rhythmicity of pain sensitivity in humans”. Brain, Volume 145, Issue 9, September 2022, Pages 3225–3235, 2022.


Comentarios 0 comentarios