Un marcapasos cien por cien compatible con el organismo que, además, es reabsorbido por el cuerpo cuando ya no es necesario. Este es el sorprendente avance que ha logrado un grupo de investigadores de las universidades de Northwestern y George Washington (Estados Unidos)(1).

Se trata del primer marcapasos temporal de la Historia y está pensado para aquellas personas que necesitan este tipo de dispositivo, pero solo durante cierto tiempo. Por ejemplo, tras haberse sometido a una operación cardíaca o haber sufrido un infarto, por lo que el corazón necesita estabilizarse, pero una vez logrado ya no es necesaria la presencia del aparato.

Hasta ahora este tipo de cardioestimuladores eran externos o requerían de una operación, tanto para colocarlo como para retirarlo después, lo que entrañaba un doble riesgo al tratarse de una operación muy delicada. Pero con el nuevo dispositivo ese problema desaparece, al estar fabricado con materiales biocompatibles y biorreabsorbibles. Es decir, que todos sus componentes se diluyen en los fluidos del cuerpo (sangre y linfa) cuando deja de ser necesario, en torno a las 5 ó 7 semanas, por lo que no es necesaria una extracción quirúrgica.

Además, al emplear tecnología de estimulación inalámbrica no se requiere el uso de baterías ni cables, también asociados a riesgos, bien por posibles infecciones, bien porque algunas partes pueden desprenderse. Su eficacia ya ha sido probada con éxito en modelos animales.

Consejo de Salud en 1 Minuto: El marcapasos ayuda a cuidar del corazón en determinadas circunstancias pero, como siempre decimos, no hay mejor protección que la que ofrece la prevención. Por ejemplo, tomando alimentos cardioprotectores (dos raciones de este no pueden faltar en caso de hipertensión) o realizando ejercicios diarios muy concretos (atento a estos sencillos consejos para reducir el riesgo cardíaco).

Fuentes:

  1. Choi, Y.S., Yin, R.T., Pfenniger, A. et al. “Fully implantable and bioresorbable cardiac pacemakers without leads or batteries”. Nature Biotechnoly. 2021.