Un amplio estudio a nivel europeo realizado con más de 500.000 personas reveló que aquellas que consumen habitualmente tubérculos reducen en un 13% el riesgo de diabetes. Por su parte, las que consumen a menudo verduras lo hacen en un 16%.(1)

A raíz de estos resultados los autores han señalado la necesidad de seguir una dieta sin carne para prevenir e incluso tratar la diabetes. Asimismo, han asegurado que aumentar el consumo de vegetales y disminuir el de productos cárnicos procesados, bebidas azucaradas y carbohidratos refinados reduce el riesgo de diabetes tipo 2 de manera significativa.

 

Fuentes:

1. Carlos A. González, Carmen Navarro, Carmen Martínez et al.: “El estudio prospectivo europeo sobre cáncer y nutrición” EPIC (European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition).