Ya sabíamos que la vitamina D es indispensable para el correcto funcionamiento y desarrollo del organismo. Ahora se ha descubierto otro interesante beneficio, al resultar también muy efectiva para hacer frente a diferentes enfermedades relacionadas con el dolor.

Esto es lo que asegura una investigación publicada en el Journal of Endocrinology. En dicho estudio se indica que la toma de complementos de vitamina D, combinados con un buen descanso, contribuye a controlar el dolor causado por diferentes enfermedades como la artritis, los calambres menstruales provocados por la dismenorrea o el dolor crónico de espalda.

Ya se había comprobado con anterioridad la relación existente entre los trastornos del sueño y el dolor, pero nunca antes se había estudiado el posible papel que jugaba la vitamina D en esta relación. Así, tras revisar toda la literatura médica existente, los científicos llegaron a la conclusión de que una suplementación de vitamina D, sumada a una buena calidad del sueño, aumentaría la efectividad de los distintos tratamientos a los que se somete a los pacientes para gestionar el dolor en esas patologías.

Ello se debe a que la vitamina D afecta a la respuesta inflamatoria del cuerpo, y en consecuencia a la sensación de dolor que se percibe en las distintas enfermedades.

Por tanto, contar con unos buenos niveles de vitamina D contribuiría a mejorar la calidad de vida de los pacientes, por lo que una suplementación de vitamina D siempre va a ser necesaria.

Fuente: Daniela Leite de Oliveira, Camila Hirotsu, Sergio Tufik and Monica Levy Andersen: “The interfaces between vitamin D, sleep and pain”. Journal of Endocrinology. Mayo 2017.