Un equipo de científicos de la Universidad de Utah, en Estados Unidos, ha descubierto un compuesto que bloquea el dolor y cuyos beneficios son mucho más duraderos que los que se observan actualmente con los medicamentos de tipo opiáceo. Pero lo más interesante es que esta sustancia es 100% natural, ya que procede de un caracol; en concreto, del veneno de un caracol.

El caracol que tiene esta sorprendente capacidad es el Conus regius, un caracol que habita en el mar Caribe y que cuenta con un pequeño aguijón que inocula un veneno capaz de paralizar y matar a sus presas. Pues bien, los investigadores estadounidenses han descubierto que un compuesto aislado de ese veneno, el Rg1A, actúa directamente sobre el dolor.

Constaron así que el alivio que ofrecía una inyección del Rg1A frente al dolor hacía que fuera más efectivo que los fármacos de tipo opiáceo, por lo que este compuesto podría desarrollarse para tratar el dolor crónico. Y es que, aunque el compuesto del veneno del caracol se propaga a través del organismo durante cuatro horas, sus efectos beneficiosos perduran hasta 72 horas después, como pudieron comprobar en los experimentos realizados con ratones.

El siguiente paso, por tanto, será realizar pruebas preclínicas para comprobar la eficacia y seguridad de este posible tratamiento en las personas.

 

Fuente: Haylie K. Romero, Sean B. Christensen, Lorenzo Di Cesare Mannelli, Joanna Gajewiak, Renuka Ramachandra, Keith S. Elmslie, Douglas E. Vetter, Carla Ghelardini, Shawn P. Iadonato, Jose L. Mercado, Baldomera M. Olivera and J. Michael McIntosh. “Inhibition of α9α10 nicotinic acetylcholine receptors prevents chemotherapy-induced neuropathic pain”. Proceedings of the National Academy of Sciences. 2017.