En un reciente estudio(1) se ha descubierto la manera de reducir las complicaciones del hígado graso, una enfermedad que afecta al 5% de los españoles y cuya causa más frecuente es la acumulación de grasa debido a una mala alimentación y al exceso de alcohol, así como al sedentarismo.

Los investigadores constataron la importancia que tiene la proteína GRK2 en esta enfermedad, ya que al reducir parcialmente sus niveles observaron que también disminuía la acumulación de grasa en el hígado. Esto permite reducir la inflamación del tejido hepático y, en consecuencia, mejorar la respuesta del hígado durante la digestión.

Los resultados de esta investigación, por tanto, señalan a la proteína GRK2 como una posible “diana terapéutica” para el tratamiento del hígado graso, así como de otras patologías relacionadas con el síndrome metabólico (caracterizado por hipertensión arterial, exceso de grasa alrededor de la cintura y altos niveles de glucosa en sangre).

Fuentes:

  1. Marta Cruces-Sande, Rocío Vila-Bedmara, Alba C. Arcones, Águeda González-Rodríguez et al: “Involvement of G protein-coupled receptor kinase 2 (GRK2) in the development of non-alcoholic steatosis and steatohepatitis in mice and humans”. ScienceDirect. 2018.