Tomar aspirina a diario, aunque sea en dosis bajas, aumenta el riesgo de morir por diferentes causas (cáncer, enfermedades cardíacas…), incluso en personas que están sanas. Estas son las conclusiones del estudio que se inició en 2010 y que durante 4 años realizó un seguimiento a 19.000 personas sanas de entre 65 y 70 años(1).

El objetivo del estudio era confirmar los beneficios que podía ofrecer la aspirina a la hora de prevenir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Sin embargo, con lo que se encontraron los investigadores fue que entre todos los participantes que tomaban aspirina se dio un mayor número de muertes debido a un cáncer.

Los propios investigadores señalan que este mayor número de muertes debidas a un tumor puede ser fortuito, ya que entre las personas adultas el cáncer es una causa de muerte bastante común. Por ello, indican que se requieren más investigaciones para confirmar esta posible relación.

 

Fuentes:

  1. John J. McNeil, M.B., B.S., Ph.D., Mark R. Nelson, M.B., B.S., Ph.D., Robyn L. Woods et al: “Effect of Aspirin on All-Cause Mortality in the Healthy Elderly”. The New England Journal of Medicine. 2018