Una persona puede acabar fumando de manera habitual con probar un solo cigarrillo. Esta es la terrorífica conclusión a la que ha llegado un equipo de investigadores tras encuestar a más de 215.000 personas. Se trata del primer estudio que ha documentado de manera detallada el fuerte impacto que ejerce el tabaco sobre los fumadores.

Las encuestas se realizaron en Reino Unido, Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda, y los resultados demostraron que de todos los que habían probado un cigarrillo al menos una vez en su vida, el 68,9% pasó a fumar diariamente. Este alto índice de “conversión” del fumador ocasional al que fuma de manera habitual pone el foco de atención sobre las sustancias que se incorporan en el cigarrillo para que, desde la primera calada, haya más riesgo de volverse un fumador asiduo.

Y es que los investigadores observaron que esto no se daba entre los que preferían los cigarrillos electrónicos, ya que eran muy pocos los fumadores que probaban una primera vez el cigarrillo electrónico y pasaban enseguida a convertirse en “vapeadores” asiduos.

 

Fuente: Max Birge, Stephen Duffy, Joanna Astrid Miler, Peter Hajek: “What Proportion of People Who Try One Cigarette Become Daily Smokers? A Meta-Analysis of Representative Surveys”. Nicotine & Tobacco Research. 2017