Varios estudios han mostrado que los trastornos auditivos, entre ellos los acúfenos, pueden estar influidos por la estimulación de los puntos gatillo(1). Un punto gatillo actúa literalmente como un “gatillo” o “disparador”, en tanto que es una zona hipersensible situada en un músculo o fascia hipertenso del entorno de la oreja (en las cervicales, en la mandíbula, en el cráneo…). Mide varios milímetros.

La estimulación de estos puntos por acupresión ayuda a aliviar la tensión y puede disminuir la intensidad de los acúfenos. Ahora bien, primero debe consultar con un experto en terapias manuales (un osteópata, un quiropráctico o un kinesioterapeuta, por ejemplo) para confirmar la existencia de esos puntos dolorosos en su caso concreto.

La prioridad es tratar el músculo masetero al nivel de los maxilares, lo cual podrá hacer usted mismo. Para ello coloque el pulgar por fuera, en el exterior de la boca, sobre el músculo masetero (en el ángulo de la mandíbula), y el índice en el interior de la misma. Presione ejerciendo fuerza durante 20 segundos y después relaje unos segundos, antes de volver a comenzar. Repita el ejercicio 4 ó 5 veces al día.

 

Fuentes:

  1. Rocha CACB, Sanchez TG, Siqueira JTT. “Myofascial Trigger Points: A Possible Way of Modulating Tnnitus. Audiol Neurootol”. 2008; 13: 153–60. 10.1159/000112423.