Se ha identificado un gen que está directamente relacionado con un mayor riesgo de padecer disfunción eréctil, un problema común entre los hombres de más edad.

Los investigadores(1) que han realizado este hallazgo observaron que las terapias que se basaban en factores neurológicos, hormonales y vasculares no siempre resultaban efectivas, por lo que quisieron comprobar si el problema podía deberse a causas genéticas.

Descubrieron así que el gen SIM1, y sobre todo su “variante próxima” (pequeña mutación en la estructura bioquímica del gen), jugaba un papel destacado en la regulación de la función sexual.

Para llegar a esta conclusión contaron con las muestras biológicas de más de 320.000 hombres y observaron que las variantes del SIM1 estaban asociadas con un 25% más de riesgo de disfunción eréctil.

Este descubrimiento abre la puerta a nuevas formas de afrontar el tratamiento de la disfunción eréctil, cuyo diagnóstico ya es bastante difícil, dado que este depende en gran medida de la forma en que los afectados reportan sus síntomas al médico. Poder diagnosticarlo ahora gracias a la presencia de este gen en concreto facilita enormemente el proceso.

 

Fuentes:

1. Eric Jorgenson, Navneet Matharu, Melody R. Palmer, Jie Yin, Jun Shan, Thomas J. Hoffmann, Khanh K. Thai et Al. “Genetic variation in the SIM1 locus is associated with ED”. Proceedings of the National Academy of Sciences Oct 2018, 201809872; DOI: 10.1073/pnas.1809872115.