Ciertos sustitutos del azúcar afectan irremediablemente al hígado

Compartir

Algunos sustitutos del azúcar, incluso si se toman pocas cantidades, impiden que el hígado realice correctamente su labor depurativa, según un reciente estudio(1). En concreto, inhiben su capacidad para metabolizar y procesar aquellas sustancias que presentan ciertos grados de toxicidad.

Lógicamente, esto puede tener unas consecuencias catastróficas, ya que el hígado es el principal órgano detoxificante del cuerpo. Es el encargado de filtrar y eliminar las sustancias tóxicas que a diario entran en el organismo (procedentes de la alimentación, del agua, del aire, de los fármacos…) para que no alcancen concentraciones peligrosas para la salud.

Los investigadores responsables de este hallazgo se han centrado en dos edulcorantes en concreto, el acesulfamo k y la sucralosa, presentes en numerosos productos de repostería y bollería industrial, además de en refrescos y hasta en ciertos medicamentos. Y lo peor es que han observado que ese efecto inhibidor ya aparece incluso si se toma poca cantidad de estos edulcorantes.

Fuentes

1. Experimental Biology. American Society for Biochemistry and Molecular Biology. 2022.


Comentarios 0 comentarios