Por muy frecuente que sea oír “hoy no he dormido bien”, no es un problema menor. Las personas que duermen menos horas de las que deberían sufren secuelas que pueden afectar seriamente a su calidad de vida en el día a día, como:

  • Fatiga, somnolencia, reducción de la libido, mialgias (dolores musculares), mayor riesgo de accidentes…
  • Irritabilidad, estrés, ansiedad, trastornos alimenticios, depresión (hasta cuatro veces más riesgo), pérdida de memoria, mayor tendencia a las adicciones…
  • Menor inmunidad contra las enfermedades y mayor riesgo de sufrir diabetes, alzhéimer, ictus, envejecimiento acelerado, cáncer (especialmente de mama), enfermedades cardiovasculares…

Y no solo eso. Según muchos estudios quienes sufren falta de sueño también ven afectadas sus emociones y sus relaciones personales:

  • Son menos felices con sus familias y tienen más conflictos de pareja.
  • Su vida social es menos satisfactoria.
  • Tienen más problemas en el trabajo y en su actividad profesional.

Por lo tanto, los trastornos del sueño no se reducen a tener dificultades para dormir o a despertarse por la noche y desvelarse. Constituyen un PROBLEMA DE SALUD, que debe ser tratado y solucionado cuanto antes.

¿Lo está sufriendo usted?

Si es así y quiere poner fin a sus graves consecuencias, va a tener la oportunidad de hacerlo gracias al próximo número de Los Dossiers de Salud, Nutrición y Bienestar.

El Dr. Curtay ha volcado en él todos sus conocimientos en materia de nutriterapia para dar solución (por supuesto, de forma totalmente natural y sin ningún tipo de medicamento) al insomnio y a cualquier otro tipo de trastorno que le impida disfrutar de un sueño de calidad.

El trabajo es tan riguroso y exhaustivo que, si sigue las pautas que le indica, el Dr. Curtay le asegura que usted logrará dormir las horas que necesita por la noche y estar así al 100% durante el resto del día.

Puede que le parezca demasiado prometedor, pero cuando lea este Dossier no tendrá ninguna duda de que disfrutar de un sueño reparador está a su alcance y sabrá cómo conseguirlo.

De momento, le invito a descubrir por qué le cuesta dormir bien, pues es en el origen del problema donde se encuentran las claves para combatirlo.

Mucho más que descansar

Dormir es una necesidad básica del organismo a la que debería dedicar un tercio de su vida, siempre que no existan problemas.

La importancia del sueño reside en que mientras usted descansa su cuerpo no deja de trabajar, empleando la energía en otras tareas esenciales: fortalecer el sistema inmunológico, reparar y mantener órganos y tejidos, conservar activa la memoria (a cualquier edad) y favorecer el crecimiento (en el caso de los niños).

Por tanto, dormir adecuadamente es indispensable para mantener una buena salud.

Sin embargo, no siempre lo consigue. Y no solo le sucede a usted, ya que según la Sociedad Española de Neurología (SEN):

El 10% de la población sufre trastornos del sueño crónicos y graves, y casi la mitad de los adultos ha experimentado en algún momento de su vida dificultades para dormir o mantener el sueño.

En los últimos 50 años el tiempo promedio de sueño se ha reducido una hora.

Incluso entre las personas mayores, el 15% de las que aseguran no sufrir insomnio, en realidad sí lo padecen

¿Qué es lo que impide a tanta gente dormir las horas que necesita cada noche? Vamos a verlo.

Por qué usted no duerme bien

Cuando usted está tumbado en la cama sin poder conciliar el sueño y mirando al techo resignado seguramente se habrá preguntado:

“¿Qué es lo que no me deja dormir?”

Son muchas las causas que influyen en la calidad del sueño: preocupaciones, cenas copiosas, exceso de trabajo, alcohol, hiperactividad, cambios horarios… Usted puede corregir las más obvias, como no tomar café y excitantes por las tardes o evitar echarse siestas prolongadas, y eso sin duda le ayudará a dormir mejor.
Pero seguro que esto ya lo sabía.

El problema es cuando los trastornos persisten, haciendo prácticamente imposible la misión de dormir varias horas seguidas. Y es en este punto donde el Dr. Curtay ha ido más allá.

PRIMERO, estudiando aquellas sustancias del organismo cuya influencia es verdaderamente determinante en la inducción al sueño, y que son:

  • La melatonina, hormona segregada por la glándula pineal al disminuir la exposición a la luz y directora de orquesta del ciclo nocturno del sueño. Actúa enviando a cada célula la información para que entre en fase de descanso y reparación del organismo, lo que relaja el metabolismo y disminuye la temperatura corporal.
  • La hormona del crecimiento, segregada por la glándula pituitaria principalmente por la noche y responsable del conjunto de procesos metabólicos que permiten la síntesis de los componentes celulares.
  • La serotonina, hormona reguladora del ritmo circadiano, que es el horario que sigue el organismo para saber cuándo toca dormir y cuándo no, y que por tanto regula tanto el sueño como la vigilia.
  • El GABA (ácido gamma aminobutírico, por sus siglas en inglés), neurotransmisor que el cuerpo utiliza para disminuir la actividad nerviosa en el cerebro, lo cual ocasiona un efecto calmante y relajante que favorece la inducción al sueño.
  • El glutamato, la histamina y el aspartato, neuroexcitadores que por el contrario favorecen la vigilia y que deben ser “desactivados” para poder conciliar el sueño.

Y SEGUNDO, el Dr. Curtay ha identificado a un nutriente que es capaz de corregir los déficits de estas sustancias y potenciar los distintos procesos que ejecutan durante la noche para que usted vuelva a dormir bien.

Así va a «alimentar» su sueño

Aunque son varios los nutrientes que intervienen en los ciclos de sueño/vigilia, el que ha sido estudiado en profundidad y podrá ver en el Dossier tiene una incidencia en la duración y la calidad del descanso mucho mayor de lo que pudiera imaginar.

Así, un único nutriente es capaz de:

  • Aumentar la producción de seratonina.
  • Modular la secreción de noradrenalina y cortisol, sustancias ambas inhibidoras del sueño.
  • Transformar el glutamato (neuroexcitador que altera el sueño) en GABA (sedante), mediante su interacción con un tipo de vitamina B6.
  • Garantizar energía a las neuronas afectadas por el insomnio y el estrés.
  • Activar las vitaminas B6, B9 y B12, que son esenciales para la fabricación de la melatonina.

Imagínese cómo la carencia de este nutriente puede afectar a sus problemas de sueño.

Por eso, la recomendación del Dr. Curtay es que lo incorpore cuanto antes a su dieta en forma de complemento y siguiendo las dosis que establecen los estudios científicos analizados.

Este será su primer paso hacia volver a dormir bien y adecuadamente, pero no el único. En el Dossier también encontrará las medidas que es necesario aplicar para lograr un sueño de calidad, y que tienen que ver con:

Su cronotipo u horario que suele seguir a diario y que le define como una persona madrugadora o noctámbula, y que no debe alterar.

La importancia de la luz natural y cómo corregir su déficit, sobre todo durante los cambios de estación.

La gestión de la luz azul, presente en muchos más sitios de los que usted cree y no sólo en la pantalla de su teléfono móvil.

Cómo identificar el momento oportuno para acostarse.

Las xantinas, sustancias presentes en determinados alimentos y que debe evitar a toda costa en la segunda mitad del día.

Qué hacer para combatir el jet lag y cuál es el timbre idóneo del despertador (puede parecer banal, pero tiene su influencia para regular las horas de sueño).

¡Y muchas soluciones más!

Incluso para trastornos más específicos, como el síndrome de piernas inquietas o la apnea del sueño, encontrará técnicas y recomendaciones sobre la alimentación y complementos nutricionales muy útiles y eficaces.

Y el último consejo del Dr. Curtay es referente a los SOMNÍFEROS: directamente, no los tome.

Estas supuestas pastillas para dormir, en realidad son drogas que provocan dependencia y síndrome de abstinencia, tienen terribles efectos secundarios y agravan las consecuencias de los trastornos del sueño, pudiendo incluso convertirlos en crónicos.

Y si alguna vez ha tenido que tomarlos, tenga la seguridad de que si sigue la estrategia que encontrará en el Dossier de febrero ya no los va a necesitar más.
Este es un trabajo realmente único, acorde a la importancia que un buen descanso tiene para su salud. Si usted sufre insomnio o cualquier otro tipo de trastorno del sueño encontrará en él un aliado perfecto.

Para beneficiarse de esta valiosísima información solo tiene que suscribirse a Los Dossiers de Salud, Nutrición y Bienestar. Pero deberá darse prisa, pues solo tiene hasta el domingo 27 de enero para pedirlo.

Ese día enviaremos a la imprenta el nuevo número de Los Dossiers de Salud, Nutrición y Bienestar “Trastornos del sueño”, por lo que le recomiendo que reserve el suyo cuanto antes si quiere recibirlo impreso directamente en su domicilio.

¡No deje pasar la oportunidad de volver a dormir las horas que necesita y de un tirón!

Haga clic aquí para pedir su ejemplar.