Cuando una persona sobrevive a un accidente cerebrovascular (ACV), en el que se detiene el flujo de sangre que va al cerebro y éste no recibe el oxígeno ni los nutrientes que necesita para funcionar, pueden surgir muchas secuelas. Por ejemplo, dificultades para moverse.

A las muchas terapias pensadas para la recuperación de la motricidad, se han sumado ahora los juegos de realidad virtual interactiva. Para demostrar la eficacia de esta técnica se compararon un total de 72 estudios que reunieron a 2.470 personas que habían sufrido ACV.

Este nuevo enfoque permite que los afectados puedan llevar a cabo actividades cotidianas que serían imposibles de realizar dentro del ámbito hospitalario, que es donde tienen lugar las otras terapias más tradicionales para superar las secuelas del ACV.

Asimismo, como se puede llevar a cabo esta práctica en la propia casa del afectado, se le puede dedicar más tiempo y antes podrá mejorar la función de las extremidades superiores, así como las actividades de la vida diaria, lo que derivará en una mayor motivación, algo fundamental para superar esta etapa.

Fuente: E Laver, Belinda Lange, Stacey George, Judith E Deutsch, Gustavo Saposnik and Maria Crotty: “Virtual reality for stroke rehabilitation”. Cochrane. 2017