Las mujeres que han sufrido violencia de género a manos de parejas alcohólicas tienen casi el doble de riesgo de caer también en el alcoholismo.

Esta es una de las conclusiones de la Estrategia Nacional de Adicciones (1), el plan integral dedicado a tratar los problemas de adicción, y entre cuyos objetivos está ofrecer alternativas al tratamiento farmacológico.

De este modo, en la nueva estrategia se llevarían a cabo intervenciones integrales para detectar precozmente a aquellas mujeres que están en riesgo de caer en el alcoholismo por culpa del abuso de alcohol de sus maltratadores.

De ahí la necesidad de que el personal que atiende a mujeres víctimas de la violencia de género también reciba formación sobre las nuevas estrategias para tratar esta adicción, ya que ambos factores están intrínsecamente relacionados.

Fuentes:

1. Plan Nacional sobre adicciones (2017-2024). Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.