Si es usted lector asiduo de nuestros textos sabrá que en general en nuestro equipo somos unos grandes forofos del té matcha.

Este “superalimento” de origen japonés del que ya hemos hablado largo y tendido en alguna ocasión en Tener S@lud es bien conocido por fortalecer la acción de los glóbulos blancos, prevenir el cáncer y luchar contra la diabetes. (1)

Pero es que hay una razón por la que, especialmente en el momento que atravesamos, cualquier médico de cabecera debería estar recomendándolo a todos sus pacientes: fortalece enormemente la acción inmunológica del zinc. (2)

Esto lo convierte, por tanto, en un aliado absolutamente indispensable de las defensas en estos tiempos de pandemia.

Un nutriente esencial para la inmunidad

No han sido pocas las veces desde que comenzó la actual crisis sanitaria que en este boletín gratuito recomendamos optimizar el funcionamiento del sistema inmunitario añadiendo un complemento nutricional de zinc a la dieta.

Por si a alguien le quedaban dudas, debe saber que el “Protocolo de micronutrición contra la Covid-19” publicado en la revista de referencia Nutrients también recomienda tomarlo como medida preventiva a razón de entre 8 y 11 mg al día. (3)

Y en otro ensayo centrado en este mismo alimento su administración habría permitido al organismo -agárrese fuerte- ¡detener el proceso de replicación del virus! (4)

Como lo lee.

¿Por qué el matcha aumenta los niveles de zinc?

Cuando comemos alimentos ricos en zinc nuestro cuerpo depende de unos componentes llamados “ionóforos” para transportar este nutriente hasta nuestras células.

¿Cuál es el problema? Que estos ionóforos son muy poco habituales en la dieta.

¿La solución? Que se encuentran en ENORMES cantidades en… (sí, ya sé que lo imagina) ¡el té matcha!

Más concretamente se concentran en uno de sus componentes, la epigalocatequina-3-galato (EGCG), un potente antioxidante.

Pero precisamente por esta razón cabe tener cuidado: la concentración de EGCG de los diferentes tés matcha varía hasta en 20 veces dependiendo de su calidad. (5)

Suena increíble, pero un buen té matcha puede contener ¡hasta 137 veces más EGCG que el té verde clásico! (8)

Por eso, para garantizarse un té de calidad, le aconsejo que elija su matcha en polvo a granel y siempre de origen japonés en lugar de chino (suele ser más difícil verificar las medidas de seguridad sanitarias que se han seguido en ese caso).

¡A su salud!

Luis Miguel Oliveiras

P.D.: Como le dije, creo que en estos momentos estos consejos vitales debería estar dándoselos su médico de cabecera. Pero lamentablemente ya sabemos que esto no es lo habitual. Por eso le pido que, si le ha parecido interesante, corra la voz entre sus contactos reenviándoles este post. Es una forma de compartir información crucial para reforzar nuestras defensas en tiempos de amenaza como este.

P.P.D.: Al comienzo de este e-mail le dije que en Tener S@lud anteriores habíamos hablado del té matcha. Por si es de su interés, AQUÌ le dejo uno de los textos más completos.