Reducir el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV) o ictus, así como un ataque cardíaco, podría ser mucho menos complicado de lo que parece. Y es que echarse la siesta 1 ó 2 veces a la semana ejerce un efecto protector contra las enfermedades cardiovasculares.

Así lo ha confirmado un estudio realizado con 3.642 ciudadanos suizos a quienes se realizó un seguimiento de 5 años(1). Según las conclusiones de los investigadores, esta práctica reduciría el riesgo de ictus e infarto en un 48%. Y lo mejor es que esos beneficios están asegurados independientemente de si la siesta dura 5 minutos ó 1 hora entera.

Eso sí, caer en los excesos no aportaría nada, pues no se ha confirmado que dormir entre 3 y 7 siestas a la semana ofrezca mayores beneficios.

Consejo de Salud en 1 Minuto: Si quiere sacarle el máximo partido a ese hábito tan español, le animamos a leer este texto.

Fuentes:

  1. Nadine Häusler, Jose Haba-Rubio, Raphael Heinzer, Pedro Marques-Vidal. “Association of Napping with Incident Cardiovascular Events in a Prospective Cohort Study”. Heart, 2019.