Ya se sabía que una dieta inflamatoria no es buena para la salud del corazón. Pero ahora el mayor estudio(1) realizado hasta la fecha ha permitido concretar más ese riesgo: un 46% más de probabilidades de sufrir miocardiopatía, un 38% más en el caso de patología cardiovascular y un 28% más en el del ictus.

Uno de los objetivos de este estudio, que ha contado con más de 120.000 participantes a los que se realizó un seguimiento durante 32 años, era ofrecer datos concretos sobre los alimentos más y menos inflamatorios. Y es que a las personas con riesgo de sufrir patologías cardiovasculares se les suelen indicar tan solo las sustancias que son inflamatorias (IL-6, PCR, TNF-alfa, grasas saturadas y trans principalmente), pero no qué alimentos concretos deben evitar o dar preferencia para que no vean crecer esos niveles.

Eso es precisamente lo que se ha hecho con este estudio. Se ha dado a los participantes un listado con 39 grupos de alimentos para que indicaran cuáles consumían más y cuáles menos, y así relacionarlos con su incidencia de patología cardiovascular. Y, a tenor de los resultados, ha quedado demostrado -¡una vez más!- que los mejores alimentos antiinflamatorios son los propios de la dieta mediterránea: pescados, vegetales de hoja verde y amarilla (col, espinaca, calabaza, zanahoria…), aceite de oliva virgen extra y frutos secos. En el lado opuesto estarían las carnes rojas y procesadas, así como las bebidas azucaradas, entre otros alimentos muy inflamatorios.   

Fuentes:

  1. Li J, Hoon DL, Hu J, Tabung F, y cols. Dietary Inflammatory Potential and Risk of Cardiovascular Disease Among Men and Women in the U.S. J Am Coll Cardiol.