Si usted o un familiar se encuentra en tratamiento por depresión, debería considerar la toma de complementos nutricionales de omega 3. Una recomendación que parte del hecho de que el 80% del cerebro está formado por grasa, de la que la mitad es de tipo omega 3, así como del efecto probado de este ácido graso como antiinflamatorio. Por tanto, una suplementación mejoraría el tratamiento aplicado a enfermedades neuropsiquiátricas relacionadas con procesos inflamatorios.

Y es que recientes estudios apuntan a que la depresión es en realidad una patología de tipo inflamatorio (se inflaman las neuronas con el consecuente daño oxidativo y fallos en su funcionamiento). Por ello los investigadores señalan que los tratamientos antidepresivos deberían contar también con complementos de ácidos grasos omega 3, para beneficiarse así de sus efectos antiinflamatorios, como ya ocurre con diversas patologías inflamatorias.

De momento sólo se está estudiando la posibilidad de usarlo para tratar la depresión, pero los investigadores indican que en un futuro también podría aplicarse en otras enfermedades neurológicas como el trastorno bipolar o la esquizofrenia, ya que ambas siguen ese mismo proceso inflamatorio. Es por ello que la Sociedad Americana de Psiquiatría, encargada del estudio, está recomendando que todos los pacientes psiquiátricos tomen entre uno y dos gramos de omega 3 al día.

Fuente: American Psychiatric Association