Cada vez es más evidente la relación entre cáncer y dos de las enfermedades metabólicas más asociadas al actual estilo de vida, la obesidad y la diabetes.

Un reciente estudio ha confirmado que la combinación de tener un índice de masa corporal (IMC) elevado y además ser diabético, fue el responsable del 6% de todos los cánceres diagnosticados en el mundo en el año 2012. Según los investigadores, la asociación entre el desarrollo de tumores y la diabetes podría deberse a que un nivel elevado de glucosa, así como la inflamación crónica y la disrupción hormonal que conlleva la diabetes, podrían contribuir a la formación y desarrollo de tumores.

Pero no se trata de que la diabetes provoque cáncer, sino que aumenta el riesgo de padecer determinados tumores. En concreto, la mayoría de los casos de diabetes son de tipo 2 y se relaciona especialmente con el cáncer colorrectal, de hígado, de páncreas, de mama y de útero.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el año pasado había 1.900 millones de personas con sobrepeso en el mundo y las previsiones estiman que esas cifras seguirán en alza, lo que a su vez hará que para 2035 los casos de cáncer entre las mujeres aumenten un 30% y entre los hombres un 20%.

Fuente: Jonathan Pearson-Stuttard, Bin Zhou, Vasilis Kontis, James Bentham, Marc J Gunter, and Majid Ezzati: “Worldwide burden of cancer attributable to diabetes and high body-mass index: a comparative risk assessment”. The Lancet Diabetes Endocronology. 2017