Un brindis por una Navidad más ecológica

Compartir

La Navidad es una fiesta especial en la que en ocasiones cometemos excesos alimenticios o de consumo. Tome nota de estos consejos para celebrar una Navidad ecológica.

La Navidad está a la vuelta de la esquina. Tendremos encuentros entrañables, reuniones familiares y muchas celebraciones. Al mismo tiempo el consumo se disparará. En las próximas fiestas, casi con seguridad, cometeremos excesos gastronómicos y la costumbre es hacer regalos que, en ocasiones, son innecesarios. Darle un enfoque ecológico a la Navidad no es tan difícil con algunos sencillos consejos. Lleva razón Nuria Millán, responsable del programa “Salud Ambiental en la Escuela” de la Fundación Vivo Sano, cuando explica que es importante que la población sea consciente de todos los impactos “no visibles” que tienen nuestras compras. Ella opina que el hecho de tener dinero no ha de hacernos sentir obligados a gastarlo. Comprar un producto no solo implica ir a la tienda, pagarlo y llevarlo a casa. Desde el punto de vista ambiental las implicaciones pueden ser dañinas: -Se produce un gasto de recursos y materias primas en su fabricación. -Hay una destrucción de ecosistemas para conseguir esos recursos. -Se genera contaminación ambiental durante el proceso de fabricación y el transporte. -Cuando ese producto deje de utilizarse, se convertirá en un residuo que deberá eliminarse. ¿Conoce la regla de los cuatro juguetes para los niños? Se trata de regalar algo que sirva para llevar, como zapatos, ropa o complementos; algo para leer, por ejemplo, un libro o un cuento que pueda gustarles; lo que realmente necesiten, como una mochila nueva para el colegio; y algo que deseen, como ese juguete que han pedido en todas las ocasiones. Es sencillo, ¿verdad? Pues estos consejos le ayudarán a disfrutar de unas Navidades más sostenibles: -Preparar adornos navideños reutilizando materiales que tenemos en casa. No es necesario comprarlos nuevos. -Hacer nuestras propias tarjetas navideñas. -Para las comidas, comprar lo justo y necesario. Reaprovechar los alimentos que sobren. Priorizar alimentos locales y de temporada y los naturales y ecológicos para evitar precocinados (no solo son menos saludables sino que están envasados).

Ideas para reducir la cantidad de residuos

-Cada vez que compre algo piense cuántos residuos genera aquello que consumimos. -Evite los productos de “usar y tirar”. -Lo que para una persona no es nuevo, puede que para otra sea un producto novedoso. Puede acudir a tiendas de segunda mano. -Done juguetes o ropa que no necesite. -Planifique sus compras, no las deje para última hora para así no comprar cosas superfluas. -¿De verdad necesita ropa nueva para esta Navidad? -Elabore una lista y no se deje influir por la publicidad o los letreros llamativos de tiendas y supermercados. -Rechace las bolsas de plástico que dan en los comercios y llévelas de tela o el clásico carrito de la compra. -Muchas de las cosas que se tiran a la basura pueden repararse, reutilizarse o reciclarse. -Compre el contenido y no el envase. Muchas veces paga más por los envoltorios -que directamente se tiran a la basura- que por el contenido.

Elija productos con envases retornables o reutilizables

-Al recibir regalos, no tire el papel, puede guardarlo para otras ocasiones. Y también usarlo reciclado. Si se van a escribir tarjetas de Navidad, que sean en papel de fuentes sostenibles. -En Navidad también aumenta el consumo de energía; es invierno, en la calle hace frío, nos reunimos más con la familia. Mantenga la temperatura de la vivienda acorde con la época del año, no es necesario estar en casa en manga corta durante las próximas fiestas. Use luces de navidad led, de menor consumo. -Consumir productos locales es otra manera de ahorrar energía, toda aquella que se emplea en su traslado.

Unos regalos navideños diferentes

Existen alternativas más ecológicas. Puede buscar juguetes de artesanía local o que estén fabricados con materiales naturales y biodegradables; que no lleven mucho embalaje, ni usen pilas. Es mejor apostar más por la calidad que la cantidad, el juguete durará más tiempo. Recuerde también la teoría de las erres: Reducir, reutilizar, reciclar. A ellas puede añadir alguna otra como reflexionar, reparar, renovar, recuperar o reaprovechar. También puede regalar o realizar planes con los que conectarse con la Naturaleza. Las fiestas y sobre todo las Navidades, son propicias para pasar tiempo con amigos y familiares. Intente que alguna de sus actividades festivas sea un paseo por algún parque natural, por ejemplo. El invierno es un buen momento para detectar todo tipo de aves. ¡Brindemos por una Navidad más ecológica!


Comentarios 0 comentarios