La luz verde (la que tiene una longitud de onda de entre 520 y 570 nm) podría mitigar las crisis de migraña. Así lo asegura un grupo de investigadores(1) que ha probado este tipo de luz en pacientes aquejados de migraña y en los que ningún otro tratamiento ofrecía resultados.

El estudio contó con 29 personas que sufrían este problema, 22 de ellas de manera crónica, y con una intensidad de al menos 5 puntos sobre una escala de 10. Primero los participantes fueron expuestos a diodos de luz blanca, en sesiones diarias de un máximo de 2 horas y en un tratamiento de 10 semanas. Después, tras un período de descanso de 2 semanas, siguieron la misma pauta pero con luz verde.

Finalizado el ensayo se observó que con la exposición a esta última se produjo una reducción significativa de las migrañas, tanto en intensidad como en el número de crisis, lo que derivó en una mejoría sustancial de la calidad de vida de los pacientes. Además, este tratamiento no conlleva efectos adversos, a diferencia de muchos de los medicamentos empleados para esta dolencia.

Nota de Salud en 1 Minuto: Con este estudio se vuelve a apostar por la luz como herramienta terapéutica para tratar diversas patologías. Por ejemplo, la luz blanca lleva tiempo empleándose en luminoterapia para mitigar los síntomas de la depresión estacional.

Fuentes:

1. Martin LF, Patwardhan AM, Jain SV et al.: “Evaluation of green light exposure on headache frequency and quality of life in migraine patients: A preliminary one-way cross-over clinical trial”. Cephalalgia. 2021.