Las lámparas clásicas de luminoterapia emiten luz blanca, es decir, una mezcla de todo el espectro de colores del arcoíris. Junto a estas, actualmente se dispone de lámparas que emiten luz azul, considerada la más eficaz para actuar sobre el reloj biológico. Sin embargo, ¿es esta última mejor a la hora de tratar los síntomas de la depresión estacional?

Una investigación quiso comparar la eficacia de sesiones matinales de luminoterapia con una u otra de estas luces durante 6 semanas sobre 29 personas(1). En concreto, una parte del grupo empleó una lámpara que emitía únicamente luz azul, mientras que la otra usó una lámpara de luz blanca a la que se le había eliminado la parte azul. En los resultados no se constató ninguna diferencia entre los dos grupos, dado que el conjunto de los participantes tuvo una mejoría en el estado emocional con independencia del dispositivo utilizado.

En cambio, se sabe que la exposición a únicamente luz azul puede llegar a dañar la retina y predisponer a varios problemas de salud, como por ejemplo la degeneración macular asociada con la edad. Por tanto, lo mejor es que apueste por las lámparas de luminoterapia clásica.

 

Fuentes:

  1. Anderson JL, et al. “Are short (blue) wavelengths necessary for light treatment of seasonal afective disorder?” Chronobiol Int. 2016.