[RECETA] Pruebe esta crema para el dolor articular a base de cúrcuma fresca

Compartir

Cuando un dolor se enquista, nada mejor que preparar usted mismo esta crema para las articulaciones a base cúrcuma, jengibre, aceite de oliva, aceite esencial de lavanda… Úsela a diario y ¡notará la mejoría!

Hay vacaciones que, desgraciadamente se complican de la peor forma.

Eso es lo que le sucedió a un amigo hace unas semanas cuando, en una etapa del Camino de Santiago que hacía en bicicleta, se cayó y se lesionó gravemente la rodilla.

Que iba a necesitar varias semanas de reposo, le dijeron los médicos. Pero él, al cabo de solo unos días, ya comenzaba a desesperarse.

Con tanto calor, la casa se le caía encima.

Pero lo cierto era que, pese a tratarse de una persona deportista y en plena forma, no lograba caminar más de unos minutos seguidos.

Continuamente necesitaba parar porque el dolor era insoportable.

En las semanas que duró su convalecencia lo probó todo: fármacos antiinflamatorios y analgésicos, colágeno, rehabilitación… Sin embargo, nada parecía aliviarle más allá de un rato.

Y la situación global tampoco mejoraba de acuerdo con lo esperable.

Hasta que su nutriterapeuta le recomendó la receta que finalmente logró devolverle la sonrisa -y la cual hemos solicitado hacérsela llegar a usted a través de este e-mail-.

Su ingrediente estrella es la cúrcuma fresca, especia de la que hemos hablado largo y tendido en Salud, Nutrición y Bienestar debido a sus potentísimos beneficios (aquí puede ver algunos ejemplos).

La estrella antiinflamatoria de la cocina… ¡y mucho más!

La cúrcuma (Curcuma longa) es una especia de origen indio y de gran valor antiinflamatorio que lleva miles de años siendo usada tanto fresca como en polvo para tratar múltiples dolencias: digestivas, cutáneas, articulares…

Y no solo frente a ellas. Así, miles de estudios realizados en todo el mundo han demostrado su eficacia única también a la hora de limpiar las arterias, reducir el azúcar en sangre y actuar sobre el colesterol.

En estos últimos casos se toma combinada con otras raíces y especias que potencien su efecto antiinflamatorio.

Cuando hay problemas dermatológicos, por su parte, se aplica en forma de mascarilla casera sobre la piel durante 10 minutos un par de veces a la semana.

Y para prevenir la acidez, la hinchazón y los gases y el estreñimiento, entre otros problemas digestivos, se puede tomar en forma de decocción (bastan 10 minutos cocinándola para prepararla).

Es decir, que no solo es un remedio que vale para casi todo (los científicos están sorprendidos porque parecería que se “adapta” a las necesidades de cada cuerpo), sino que además se trata de soluciones muy fáciles de preparar en casa.

Y lo mismo sucede con el bálsamo de alivio articular que va a conocer a continuación. ¡Le sorprenderá lo sencillo que resulta elaborarlo!

Bálsamo de cúrcuma fresca: una crema contra el dolor articular de suma eficacia

En realidad, se trata de una receta ayurvédica de más de 4.000 años de antigüedad.

Y lo cierto es que el hecho de que en la India lleve tanto tiempo utilizándose para nosotros da buena fe de su efectividad.

Para preparar esta crema contra el dolor articular basta con mezclar bien los siguientes ingredientes:

  • 15 g de cúrcuma fresca.
  • 1 cucharadita de jengibre rallado.
  • 20 ml de aceite de oliva virgen extra.
  • 10 g de cera de abeja.
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda (Lavandula angustifolia).
  • 10 gotas de aceite esencial de menta (Mentha × piperita).

Deberá aplicar este bálsamo todas las mañanas sobre la articulación dolorida, mediante un suave masaje, para después dejarlo actuar durante unos 30 minutos.

Y… ¡listo!

Eso sí, hay otras dos condiciones importantes que conviene tener en cuenta:

– La cúrcuma debe ser de buena calidad, a ser posible procedente de cultivo ecológico.

– Tendrá que controlar bien la temperatura, dado que si la mezcla está demasiado fría o demasiado caliente, pierde su efecto. Lo mejor es conservarla poco tiempo, siempre a temperatura ambiente y a buen recaudo de la luz solar y del calor.


Comentarios 0 comentarios