Nota desde Los Dossier: A continuación va a leer las conclusiones de un reciente estudio que ponen en jaque el tratamiento que hace la medicina convencional del dolor de espalda. Si usted desgraciadamente sabe lo que es sufrir lumbalgia, debe leer atentamente lo que sigue.

 

Estimado Lector,

Cuando ha acudido al médico por culpa del dolor de espalda… ¿le ha mandado REPOSO?

¡Mal hecho!

¿…Y le han prescrito FÁRMACOS para el dolor y relajantes musculares?

¡También mal! Sobre todo si le han recomendado que tome paracetamol.

La revista científica The Lancet acaba de publicar una serie sobre el dolor de espalda de tipo lumbar realizada por un equipo internacional de expertos que pone de manifiesto el abismo que existe entre lo que se debería hacer (o no hacer) para tratarlo y lo que realmente hacen los médicos en sus consultas. (1)

Los autores del estudio lo llaman una “brecha” entre la evidencia científica y la práctica clínica. Esto lleva a que los médicos no recurran con sus pacientes al tratamiento de primera línea (es decir, el mejor para el tratamiento inicial de una afección o enfermedad) que está demostrado que debe usarse ante el dolor de espalda, y en su lugar abusen de tratamientos inapropiados.

Prescribir fármacos está a la orden del día. Y, sin embargo, casi todas la denominadas “guías de buena práctica clínica” (esas que los médicos no están aplicando en sus consultas) dicen que los fármacos no deben ser el tratamiento de primera línea. En Estados Unidos, Inglaterra o Dinamarca, por ejemplo, se menciona expresamente el ejercicio y otras terapias como el masaje, la acupuntura, la manipulación espinal, el tai chi, el yoga o el mindfulness. (2) (3) (4)

¿Y qué hacen casi todos los médicos? Pues seguir recurriendo en primer lugar a los fármacos. Como el paracetamol, y eso que ahora mismo la recomendación es la contraria: no usarlo.

El paracetamol antes era el medicamento de primera línea recomendado para el dolor lumbar; hoy está contraindicado por su ausencia de efectividad en ese dolor y el daño potencial que provoca”, dicen las últimas investigaciones. (5)

Los médicos también están prescribiendo antiiflamatorios no esteroideos (AINEs), analgésicos opiáceos y relajantes musculares, justo lo que no deben hacer.

Y si eso ocurre en países donde hay pautas claras que dicen que no hay recurrir a los fármacos, imagínese donde no las hay.

Si lee el estudio de The Lancet, entre líneas verá que los investigadores están escandalizados, pues los medicamentos sólo deben prescribirse a pacientes en los que todo lo demás haya fallado (y siempre valorando sus altos riesgos gastrointestinales, para el hígado y para los riñones). Y si tuvieran que prescribirse, hacerlo a la menor dosis y durante el menor tiempo posible.

Claro que ahí no queda la cosa. Porque mandar realizar RADIOGRAFÍAS u otras pruebas diagnósticas también es un error la mayoría de las veces.

Aunque el valor de las pruebas de diagnóstico por imagen en caso de lumbago es muy limitado, se produce un abuso de estas técnicas con consecuencias para los pacientes. Y no se trata sólo de la innecesaria exposición del paciente a radiación, sino que se desencadenan más efectos adversos: más pruebas, derivación a especialistas, procedimientos de intervención… (6) (7) (8)

Y eso por no hablar de la CIRUGÍA, a la que se recurre más veces de las que la evidencia recomienda, pues sus resultados son modestos y conlleva mayores riesgos que los tratamientos no quirúrgicos.

¿Le duele la espalda? Siga leyendo

Los médicos que tratan dolores de espalda en su consulta estarán sorprendidos al leer este reciente informe de The Lancet… bueno, los que lo lean. Porque no hay que engañarse. Para muchos médicos su principal fuente de información son los laboratorios farmacéuticos, esos que fabrican el paracetamol, el ibuprofeno, los analgésicos opiáceos y los relajantes musculares que después ellos prescriben. Así que le recomiendo que esté alerta.

Estas son las principales cosas que SÍ debe hacer si le duele la espalda:

1.- No guardar reposo. Sé que cuando uno está dolorido parece que el cuerpo pide reposo, pero debe hacer exactamente lo contrario: salir de la cama y levantarse del sofá, e incluso hacer ejercicio moderado. Y unido a este consejo va el siguiente.

2.- No dejar sus actividades diarias. Lo mejor es seguir con su actividad laboral o sus actividades cotidianas de siempre. Es la mejor forma de mejorar cuanto antes del dolor y sobre todo evitar que éste se vuelva crónico.

Pero no se preocupe, que no se trata de sufrir y aguantarse, sino que hay muchas otras cosas que puede hacer y tomar para paliar el dolor.

Para el Dr. Jean-Paul Curtay, prestigioso nutriterapeuta, los resultados del estudio de The Lancet no son ninguna sorpresa. Porque si hay algo que él recomienda a quien sufre dolor de espalda es precisamente no tomar medicamentos. Pero tiene alternativas para acabar con el dolor. Y son naturales y muy eficaces.

Acabar con el dolor (sin medicamentos)

El Dr. Curtay, antes de que vieran la luz los resultados de The Lancet sobre el dolor de espalda, ya tenía preparado un completo Dossier para ofrecer soluciones para acabar con las lumbalgias, a las que él llama “el mal del siglo XXI”.

Sus soluciones frente al dolor desde luego que no mencionan los fármacos, sino que se centran en la increíble eficacia de la nutriterapia. Por eso en su arsenal anti-dolor de espalda se encuentra en primer lugar el MAGNESIO, el analgésico universal por excelencia, ya que:

  • Inhibe todos los mediadores periféricos o centrales del dolor: la bradiquinina, la sustancia P, la histamina, los agonistas de los receptores NMDA (circuitos cerebrales del dolor), etc.
  • Tiene propiedades antiespasmódicas frente a las tensiones y espasmos musculares que cursan con dolor.
  • Es un desestresante y relajante natural.

Es decir, el magnesio es un aliado perfecto contra el dolor de espalda.

También la TAURINA, de mala imagen por culpa de las bebidas energéticas pero un nutriente muy valioso como analgésico si se toma adecuadamente (está presente en el pescado, el marisco y en las algas, por citar algunos alimentos) y la TIROSINA (que deberá tomar en forma de complemento nutricional).

Estos son sólo tres de los nutrientes que recomienda el Dr. Curtay en el Dossier de este mes para poner fin al dolor de espalda, pues lo que descubrirá en él es una completa guía de nutriterapia que le ofrecerá una solución global, eficaz y sin efectos adversos, además de otras muchas herramientas que le permitirán acabar con las lumbalgias para siempre.

Sin medicamentos. Sin ir de médico en médico ni someterse a pruebas y más pruebas.

En el nuevo Dossier del Dr. Curtay consagrado al dolor de espalda descubrirá:

  • Consejos alimentarios de los que no le hablará su médico (el Dr. Curtay le recomendará alimentos clave que debe incorporar a su dieta y otros que deberá evitar).
  • Los complementos nutricionales con los que deberá suplementar su dieta. Inocuos, fáciles de encontrar y con las contraindicaciones y posología exacta que deberá seguir para que cumplan su objetivo desde el interior de su organismo.
  • Las otras herramientas que debe probar. No le sorprenda que algunas de las que se mencionan en el Dossier son precisamente las que los investigadores del estudio de The Lancet recuerdan que deberían ser los tratamientos de primera línea (como el yoga o el mindfulness). Pero el Dr. Curtay le sugiere muchas otras, para que usted, de acuerdo con sus gustos e intereses, pueda diseñar su propia terapia personal.
  • Ejercicio. El dolor de espalda no debe paralizarle, sino justamente lo contrario… ¡obligarle a hacer ejercicio! Pero no se desanime antes de empezar, pues el Dr. Curtay le ha preparado una tabla de ejercicios a la que sólo tiene que dedicar 15 minutos al día y que van a lograr un avance increíble en su espalda. En poco tiempo estará más reforzada, habrá logrado una musculatura abdominal suficiente para reducir las tensiones que soportan los músculos lumbares y una fuerza en las piernas que ni usted mismo reconocerá. ¡Y sólo necesitará un cuarto de hora al día, una alfombrilla y una silla!
  • ¿Hernia discal? No tire la toalla. En el Dossier también encontrará importantes consejos que debe conocer antes de ponerse en manos del cirujano.
  • ¡Y mucho más!

Si el dolor de espalda es una constante en su vida, o le sacude de vez en cuando, no espere un minuto más para atacarlo de raíz y con las armas adecuadas.

Son muchas las soluciones que va a encontrar en el DossierDolor de espalda. Guía de nutriterapia para acabar con el gran problema de salud del siglo XXI”, que le permitirá poner fin de una vez por todas a sus problemas de lumbalgia.

Le aseguro que todo va a ser mucho mejor a partir de ahora, sin ese dolor de espalda que le hará disfrutar mucho más la vida.

Le invito a que descubra este excepcional trabajo y todas las soluciones que va a aportarle suscribiéndose ahora a Los Dossiers de Salud, Nutrición y Bienestar.

El próximo día 28 de julio enviaremos a la imprenta este nuevo número de Los Dossiers, por lo que debe darse prisa y pedir cuanto antes su ejemplar sobre el dolor de espalda si quiere recibirlo impreso directamente en su domicilio. Será el primer ejemplar de su suscripción de 12 ejemplares, al que seguirá un nuevo Dossier cada mes con el que podrá hacer frente a un nuevo problema de salud con un enfoque totalmente novedoso y centrado en el tipo de soluciones (siempre sin medicamentos) a las que desgraciadamente usted no tenía acceso hasta ahora.

Una vez tenga en sus manos este Dossier, sepa que tiene 30 días para cambiar de opinión respecto a su suscripción, por lo que si lo desea puede comunicárnoslo y cancelar la suscripción, recuperando su dinero. Si así fuera, ¡haber vencido al dolor de espalda no le habrá costado nada!

Haga clic aquí para saber más sobre Los Dossiers, su garantía de satisfacción de 30 días y conseguir su ejemplar sobre el dolor de espalda.

Fuentes

  1. Foster, Nadine EBuchbinder, Rachelle et al. “Prevention and treatment of low back pain: evidence, challenges, and promising directions”. The Lancet, Volume 391, Issue 10137, 2368 – 2383.
  2. Stochkendahl, MJ, Kjaer, P, Hartvigsen, J et al. “National clinical guidelines for non-surgical treatment of patients with recent onset low back pain or lumbar radiculopathy”. Eur Spine J. 2018; 27: 60–75. 
  3. Qaseem, A, Wilt, TJ, McLean, RM, Forciea, MA, and Clinical Guidelines Committee of the American College of Physicians. “Noninvasive treatments for acute, subacute, and chronic low back pain: a clinical practice guideline from the American College of Physicians”. Ann Intern Med. 2017; 166: 514–530.
  4. UK National Institute for Health and Care Excellence. “Low back pain and sciatica in over 16s: assessment and management”. November, 2016.
  5. Machado, GC, Maher, CG, Ferreira, PH et al. “Efficacy and safety of paracetamol for spinal pain and osteoarthritis: systematic review and meta-analysis of randomised placebo controlled trials”. BMJ. 2015; 350: h1225.
  6. Werner, EL and Ihlebaek, C. “Primary care doctors’ management of low back pain patients—ten years after”. Tidsskr Nor Laegeforen. 2012; 132: 2388–2390.
  7. Rosenberg, A, Agiro, A, Gottlieb, M et al. “Early trends among seven recommendations from the choosing wisely campaign”. JAMA Intern Med. 2015; 175: 1913–1920.
  8. Rizzardo, A, Miceli, L, Bednarova, R, Guadagnin, GM, Sbrojavacca, R, and Della Rocca, G. “Low-back pain at the emergency department: still not being managed?” Ther Clin Risk Manag. 2016; 12: 183–187.