La hipertermia magnética se postula como una nueva herramienta de éxito en el campo de la oncología. En concreto, expertos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han analizado a fondo este tratamiento experimental a la hora de inhibir la progresión del cáncer de páncreas, uno de los que peores tasas de supervivencia tiene(1).

Lo probaron con ese cáncer en concreto por la peculiaridad que presenta, ya que su matriz extratumoral (es decir, la capa que rodea a cualquier tumor) es demasiado densa e impide el paso de los fármacos antitumorales convencionales. Sin embargo, la hipertemia magnética es ajena a esta protección, ya que emplea nanopartículas que se inyectan directamente en el tumor y generan calor tras ser expuestas a un campo magnético externo.

De este modo consiguen que esa capa sea más permeable -además de ser inocuas para el resto de tejidos-, lo que permite que el tratamiento oncológico sea más efectivo.

¡Y aún hay más! Los experimentos realizados en laboratorio para probar su eficacia han confirmado que esta terapia también es capaz de estimular la producción de moléculas responsables de activar el sistema inmunitario. Dicho de otro modo: favorece la acción del propio sistema de defensa, lo que supone una ayuda extra a la hora de combatir a las células tumorales.

Fuentes:

  1. Lilianne Beola, Valeria Grazú, Yilian Fernández-Afonso et al.: Critical Parameters to Improve Pancreatic Cancer Treatment Using Magnetic Hyperthermia: Field Conditions, Immune Response, and Particle Biodistribution. American Chemical Society. 2021.