Los elevados niveles de contaminación en el aire dentro y fuera del hogar conllevan una peor salud de los huesos, en concreto un nivel notablemente más bajo de masa ósea. Eso es lo que ha concluido un estudio(1) realizado por el Instituto de Salud Global (ISG) de Barcelona en unas 30 aldeas en Hyderabad, al sur de la India.

La investigación analizó la relación entre la polución y la salud ósea de más de 3.700 personas. Tras calcular la cantidad de partículas finas que había en el entorno en el que vivía cada participante y estudiar el combustible que usaban para cocinar, se midió la densidad ósea de cada uno a través de una absorciometría de rayos X de energía doble (DXA), analizando específicamente el nivel de masa ósea de la columna y de la cadera izquierda.

El estudio concluyó que la exposición a elevados índices de partículas finas se asocia a un bajo nivel de masa ósea, presumiblemente debido al efecto del estrés oxidativo y de la inflamación.

Nota de Salud en 1 minuto: Otros efectos de la contaminación (tanto la atmosférica como la que se respira en interiores) como las enfermedades respiratorias, cardiovasculares y el cáncer, por ejemplo, son mucho más conocidos que el deterioro de la salud ósea. El valor de este estudio es, precisamente, abrirnos los ojos al potencial destructivo de la contaminación, que probablemente alcance muchas más áreas de la salud de las que hoy conocemos.

 

Fuentes:

  1. Ranzani OT, Milà C, Kulkarni B, Kinra S, Tonne C. Association of Ambient and Household Air Pollution with Bone Mineral Content Among Adults in Peri-urban South India. JAMA Netw Open.2020;3(1): e1918504. doi:10.1001/jamanetworkopen.2019.18504.