El hipotiroidismo leve o “subclínico” rara vez se detecta, ya que no presenta tantos síntomas en comparación con un hipotiroidismo “manifiesto”, que puede conllevar un aumento de peso o incluso la pérdida de cabello, por ejemplo. El problema es que, si no se trata a tiempo, ese hipotiroidismo leve puede terminar agravándose.

La buena noticia es que la planta de origen indio ashwagandha (Withania somnifera) puede servir de gran ayuda para hacer frente a este problema, tal y como ha confirmado un grupo de científicos(1). En su investigación participaron 50 pacientes con signos de hipotiroidismo subclínico: una ligera elevación de TSH (la hormona estimulante de la tiroides, que permite que se produzcan hormonas tiroideas, sobre todo la T3 y la T4) y niveles normales de T3 (triyodotironina) y de T4 (tetrayodotironina).

Una vez concluidas las 8 semanas de tratamiento, durante las que una parte de los participantes recibió diariamente 600 mg de ashwagandha con una titulación del 5% de withanólidos (sus principios activos más destacados), los niveles de T3 y de T4 en estos habían aumentado significativamente respecto a los del grupo placebo, mientras que los niveles de TSH habían disminuido.

 

Fuentes:

  1. Sharma AK, Basu I, Singh S. Efficacy and Safety of Ashwagandha Root Extract in Subclinical Hypothyroid Patients: A Double-Blind, Randomized Placebo-Controlled Trial. J Altern Complement Med. 2017 Aug 22. doi: 10.1089/acm.2017.0183.