Un estudio ha confirmado los beneficios de la coenzima Q10 (CoQ10) como complemento a los tratamientos para las patologías del corazón. Según dicho estudio, realizado en base a 420 personas, un complemento de 100 mg de esta enzima tomado tres veces al día reduce en un 43% la mortalidad como consecuencia de la insuficiencia cardíaca.

Aunque el organismo produce CoQ10 de forma natural, su producción disminuye con la edad, lo que hace necesario optar por los suplementos para alcanzar los niveles adecuados que permitan reducir los riesgos cardiovasculares, y sin sufrir los efectos secundarios que acompañan a la medicación empleada para tratar esta patología.

Pero además, al ser un potente antioxidante, una suplementación de CoQ10 también puede hacer frente al estrés oxidativo que tiene lugar en las células. Y es que si el cuerpo no es capaz de hacer frente a ese daño oxidativo de forma eficaz, la estructura de las células puede dañarse, lo que hace que aumente el riesgo de desarrollar un cáncer. De hecho, se ha confirmado que los pacientes que tienen cáncer también tienen unos niveles bajos de CoQ10.

En resumen, la coenzima Q10 es beneficiosa tanto para prevenir el cáncer como para acompañar a los tratamientos de insuficiencia cardíaca, por lo que una suplementación supone un gran aliado para hacer frente a ambas patologías, así como para el bienestar general por sus propiedades antioxidantes.

Fuente: Svend A. Mortensen, Franklin Rosenfeldt, Adarsh Kumar, Peter Dolliner, Krzysztof J. Filipiak, Daniel Pella, Urban Alehagen, Günter Steurer, Gian P.: “The Effect of Coenzyme Q10 on Morbidity and Mortality in Chronic Heart Failure. Results From Q-SYMBIO: A Randomized Double-Blind Trial”. Journal of the American College of Cardiology.