Reciba nuestro e-letter gratuito

Jarabe de saúco: para qué se usa y cómo prepararlo en casa fácilmente

Compartir

Aprenda cómo hacer jarabe de saúco usted mismo para protegerse contra todo tipo de problemas respiratorios este invierno. Este remedio que ya elaboraba el célebre Hipócrates más de 2.000 años atrás ¡no falla!

Remontémonos a hace unos 2.400 años y viajemos hasta Epidauro, en Grecia.

Hipócrates, hoy conocido como “padre” de la Medicina, enseñaba allí a sus aprendices, al tiempo que también ejercía como médico.Jarabe de sauco

Biología, fisiopatología, nutrición, fitoterapia… Durante toda su vida este sabio no dejó de ampliar los límites del conocimiento en materia de salud desde diversos ámbitos.

Sin embargo, una de sus soluciones favoritas era muy similar a la receta que usted va a conocer hoy.

De hecho, para él la planta de la que se extrae la base de esta solución fantástica, el saúco, era una de las mejores y más completas herramientas naturales que existen.

Receta de jarabe de saúco (y la historia de un secreto)

De unos 8 metros de altura y con unas deliciosas bayas repletas de vitaminas, minerales y antioxidantes (ojo: ¡jamás debe comerlas crudas!), el Sambucus nigra es un árbol que desde siempre encandiló a Hipócrates por sus fantásticas propiedades medicinales.

Y eso es lo que lo condujo a idear una preparación muy precisa que permitiese extraer el máximo de sus propiedades.

Se trata de un jarabe sutil, que calienta la garganta a su paso, alivia las mucosas y, además, infunde tranquilidad.

Pero, siendo tan beneficioso, ¿por qué entonces Hipócrates lo guardó en secreto casi hasta encontrarse en su lecho de muerte?

Esta pregunta permanecerá, me temo, sin respuesta. Pero lo que está claro es que no solo Hipócrates sabía del potencial del saúco: la sabia medieval Santa Hildegarda, el famoso Dr. Lecoq, los curanderos amerindios… todos han usado y han recomendado el saúco frente a numerosos males. ¡Es quizá una de las plantas medicinales más universales que existen!

Usos del jarabe de saúco

El elixir a base de saúco que Hipócrates aprendió a preparar posee propiedades:

  • Diuréticas. Es decir, que puede ayudar en caso de hipertensión, de insuficiencia cardíaca, de edemas, etc.
  • Laxantes. Ayuda a despejar fácilmente la esfera digestiva en caso de congestión. (1)
  • Diaforéticas. Promueve la transpiración y la secreción de orina, mejorando con ello el equilibrio interno del cuerpo. (2)
  • Antiinflamatorias. Un estudio realizado con animales demostró que el extracto obtenido del saúco, en particular de sus bayas, inhibe la producción de moléculas proinflamatorias (TNF-alfa e IFN-gamma). (3)

Y ¡aún hay más!

Como digo, el saúco se terminó demostrando como una armadura natural contra las enfermedades típicamente invernales, especialmente las víricas.Jarabe de sauco

Y es que es capaz de combatir las hemaglutininas presentes en la superficie de ciertos virus, como por ejemplo el influenza o el herpes, impidiéndoles prosperar.

Unos investigadores israelíes demostraron la rapidez de su eficacia. (4)

En su ensayo dividieron en dos grupos a un total de 60 participantes de entre 18 y 54 años y que habían experimentado síntomas similares a los de la gripe en las 48 horas anteriores a comenzar el estudio.

La mitad del grupo recibió un preparado natural a base de saúco -en definitiva, similar al jarabe que usted está a punto de aprender a preparar- 4 veces al día durante 5 días.

La otra mitad, un placebo las mismas veces.

Pues bien, los resultados fueron muy claros: el jarabe mejoró los síntomas en solo 2 días (4 a lo sumo), en comparación con los 7 u 8 del grupo placebo.

Otros estudios posteriores han ido validando estas y otras conclusiones. Por ejemplo, su acción inmunoestimuladora tanto generalizada como específica frente a ciertas afecciones como la bronquitis, la gripe, el resfriado, la tos, la fiebre… (5) (6) (7) (8)

Por eso mi recomendación es que lo tome durante todo el invierno. ¡Este jarabe es sin duda el mejor amigo de sus pulmones en caso de frío!

Cómo hacerlo en casa

Ingredientes (para 1 litro de jarabe): (9)

  • 1 litro de agua.
  • Flores de saúco (el volumen equivalente a 1 litro de agua).
  • El zumo de 2 limones.
  • 2 cucharadas de estevia ó 1 cucharada sopera de azúcar de abedul (u otro endulzante natural al gusto).

Preparación:

Empiece limpiando las inflorescencias bien abiertas, quitándoles el tallo cuidadosamente y eliminando las partes verdes, ya que dan amargor.

Mientras tanto, ponga a hervir 1 litro de agua y coloque las flores en un recipiente grande. Tan pronto como el agua hierva viértala sobre las flores, cúbralas y deje reposar durante toda la noche.

Al día siguiente pase las flores por un pasapurés para que la mezcla quede bien fina (no deben quedar restos de flores) y cueza el resultado obtenido junto al endulzante y el zumo de limón. Poco a poco, llévelo a ebullición, manténgalo durante 15 minutos y remueva continuamente para evitar que se pegue al fondo.

Por último, vierta el jarabe caliente en una botella de vidrio de 1 litro previamente hervida y con tapón hermético. Para una mejor conservación, antes de cerrar la botella limpie el cuello de la misma con un poco de alcohol, flaméelo y cierre inmediatamente.

Modo de empleo:

Si se guarda en un lugar fresco y apartado de la luz, este jarabe puede conservarse hasta 3 años.

Cuando abra la botella, eso sí, deberá mantenerla en la nevera y consumir su contenido en unos días.

Además, como truco extra le diré que este jarabe es muy apreciado para añadir a cócteles, como aliño para aromatizar ensaladas de frutas, como cobertura para pasteles o simplemente servido con agua fría.

Está delicioso, además de ser muy saludable. ¡Qué más se puede pedir!

Y ojo porque si la receta que ha visto utiliza sus flores, sepa que con las bayas también se puede elaborar un fantástico preparado, al que en ese caso se suma el efecto purgante.

Bastará con que recolecte los frutos bien maduros, los aplaste, cuele las semillas y recoja su jugo, antes de añadirle el mismo peso en azúcar moreno (también puede usar otro endulzante natural, en ese caso en menor cantidad) y cocerlo durante 10 minutos.

Este elixir resulta especialmente rico en sales minerales como calcio, hierro, potasio y fósforo.

Como ha visto, la Farmacia de la Naturaleza está llena de soluciones que le ayudarán a mejorar su salud, ¡aquí puede informarse sobre más remedios herbales como el que acaba de descubrir!

Fuentes

  1. “Sureau noir”. Pierre Lefrançois, François Ruby, Jean-Yves Dionne. PasseportSanté.net. 
  2.  Guide des herboristes. Filière des plantes médicinales biologiques du Québec et Sous la protection du Sureau de Bernard Bertrand.
  3. Magda Badescu, Oana Badulescu, Laurentiu Badescu, et al. “Effects of Sambucus nigra and Aronia melanocarpa extracts on immune system disorders within diabetes mellitus”. Pharm. Biol. Avril 2015.
  4. V. Barak, T. Halperin et I. Kalickman, “The effect of Sambucol, a black elderberry-based natural product, on the production of human cytokines: I. Inflammatory cytokines”. Eur. Cytokine Netw. Avril 2001.
  5. Porter RS, Bode RF (2017). “A Review of the Antiviral Properties of Black Elder (Sambucus nigra L.) Products”. Phytother Res.

Comentarios 0 comentarios