Un equipo de investigadores ha conseguido predecir con antelación los episodios de poliartritis reumatoide, lo que podría mejorar sustancialmente el tratamiento de esta enfermedad autoinmune(1). Y es que uno de los problemas de esta patología es que sus síntomas (inflamación de las articulaciones y su consecuente dolor) aparecen y desaparecen de forma intermitente. Esto era algo a lo que la comunidad científica no había encontrado explicación… hasta ahora.

Para el reciente ensayo se ha secuenciado el ARN de varios pacientes y, a lo largo de 4 años, se ha analizado la expresión génica de su sangre, también cuando sufrían un episodio de poliartritis reumatoide. Esto ha permitido descubrir que unas dos semanas antes de la crisis en la sangre se acumula un tipo de célula preinflamatoria denominada PRIME (célula proinflamatoria mesenquimal, por sus siglas en inglés).

Estas células actúan como precursoras de los fibroblastos inflamatorios que, en última instancia, son los responsables de la degradación del cartílago y del hueso, así como de la inflamación crónica propia de la poliartritis reumatoide. Sin embargo, durante la crisis las células PRIME que lo han desencadenado desaparecen. Con este descubrimiento los investigadores han dado un importante paso en la comprensión de esta patología, lo que además les permitirá mejorar su tratamiento al poder actuar antes de que se desencadenen las crisis.

Fuentes:

1. Orange DE, et al.: “RNA Identification of PRIME Cells Predicting Rheumatoid Arthritis Flares”. NEJM. 2020.