Se confirman los peores pronósticos: pese a que el ejercicio físico permite prevenir problemas de salud asociados al envejecimiento, los mayores de 65 años cada vez realizan menos actividad física.

Esta es la conclusión que se deduce de la Encuesta Europea de Salud en España (EHSS)(1), que ha contado con 12.546 participantes y ha permitido comparar los hábitos de salud en las personas mayores entre los años 2009 y 2014.

Pudo comprobarse así que en este período disminuyó considerablemente el tiempo dedicado al ejercicio por parte de los mayores de 65 años, además de que estos sintieron que su salud había empeorado (mayor índice de masa corporal y un número creciente de diversas patologías). Por ejemplo, en 2014 había más personas con problemas crónicos de salud que con respecto a 2009, y también tenían más dificultades para caminar o para bajar las escaleras por sí solos.

Este estudio confirma la importancia de hacer ejercicio en una etapa temprana de la vejez, pues es la única manera de prevenir numerosos problemas: demencia, patologías coronarias, mayor presión arterial, accidentes cerebrovasculares, diabetes tipo 2 y caídas con riesgo de fracturas. En otras palabras, que hacer ejercicio mejora la calidad de vida, especialmente en las personas mayores.

 

Fuentes:

  1. Latorre-Román PA, Laredo-Aguilera JA, García-Pinillos F, Soto-Hermoso VM, Carmona-Torres JM: “Physical activity, weight and functional limitations in elderly Spanish people: the National Health Survey (2009-2014)”. European Journal of Public Health. 2018