Que la médula espinal haya sufrido un grave daño y aun así poder recuperar la movilidad de las piernas es una de las grandes metas de la medicina. Y gracias a una nueva técnica basada en la estimulación espinal, parece que ese objetivo está más cerca que nunca de alcanzarse. Se trata de una técnica experimental(1) que ya se ha probado en dos mujeres de unos 40 años que sufrían paraplejía descendente a partir del tórax desde hacía 5 y 11 años respectivamente.

 

Con esta nueva técnica la estimulación eléctrica se aplica directamente sobre el segmento de la médula espinal que puede detectar esa señal y, en consecuencia, va a estimular de nuevo la zona afectada para que se recupere la movilidad.

 

Pasados 5 meses desde que se implantara el estimulador (había sido previamente modificado para que respondiera a las necesidades individuales de cada paciente), ambas mujeres pudieron llevar a cabo movimientos voluntarios con las extremidades inferiores. Pero además también se observaron mejoras en su función intestinal y sexual.

 

Para los investigadores el principal éxito de este dispositivo reside en que se ha probado con mujeres de mediana edad que habían perdido la movilidad hacía mucho tiempo. Por tanto, tienen la esperanza de que esta técnica pueda ayudar a los miles de pacientes que han sufrido lesiones de la médula espinal, independientemente de la edad o el tiempo que haya transcurrido desde que ésta se produjera.

 

Fuentes:

  1. Darrow D. Immediate Restoration of Voluntary Movement with Epidural Spinal Cord Stimulation in Two Patients with Paraplegia. Congreso Anual de la American Association of Neurological Surgeons(AANS) 2018. Abril 2018. Estados Unidos.