Una buena hidratación reduce el riesgo de enfermedades crónicas

Compartir

Beber agua a diario es sinónimo de buena salud. Esto es algo que ya habían confirmado varios estudios con anterioridad, pero ahora una reciente investigación señala que una buena hidratación también reduce el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas(1).

Se trata de uno de los estudios más amplios realizados hasta la fecha, ya que ha contado con los datos de 11.255 adultos recopilados durante 30 años. En ese tiempo los investigadores analizaron a fondo la relación entre el nivel de sodio en el organismo, que aumenta cuando la ingesta de líquidos es baja, y diversos indicadores de salud de los participantes.  

De este modo observaron que un nivel de sodio en sangre superior a 142 mEq/L (miliequivalentes por litro), considerado alto, puede conllevar hasta un 64% más de riesgo de desarrollar enfermedades como diabetes, demencia o EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), además de patologías cardíacas (hipertensión, fibrilación articular, ictus…) y daños renales. Asimismo, constataron que no beber lo suficiente se asocia a un envejecimiento más rápido de lo normal, además de a morir a una edad más temprana.

Consejo de Salud en 1 Minuto: Se recomienda beber al menos 1 litro y medio de líquidos al día, incluso si no se tiene sensación de sed. Y no hace falta que sea solo agua; también puede tomar infusiones, así como frutas y verduras ricas en líquidos (sandía, lechuga, tomate, naranja…). Ahora bien, a veces beber en exceso puede tener consecuencias negativas para la salud, como puede leer en este texto.

Fuentes

  1. Natalia I. Dmitrieva, Alessandro Gagarin, Delong Liu et al.: “Middle-age high normal serum sodium as a risk factor for accelerated biological aging, chronic diseases, and premature mortality”. eBioMedicine.

Comentarios 0 comentarios