Beber demasiada agua puede ser mortal

Beber poca agua no es bueno para la salud, pero un exceso de agua también puede llegar a ser mortal. Le damos las claves para que pueda evitar riesgos innecesarios.

Beber agua a diario es esencial para mantener la salud.

Se recomienda tomar al menos 1,5 litros de agua al día, incluso cuando no se tiene sed, para de ese modo hidratar bien el organismo.

Ahora bien, ¿qué sucede si se bebe más de esa cantidad?

Pues lo cierto es que en exceso el agua también puede ser perjudicial para la salud… ¡incluso letal!

Si no, que se lo digan a Bruce Lee, el famoso actor experto en artes marciales.

Así lo ha asegurado un reciente estudio que ha dado con la causa de la muerte del actor (todo un misterio durante décadas). Y esta no sería otra que haber bebido demasiada agua. (1)

Y es que, como está a punto de comprobar, la clave para beneficiarse del agua es beberla en su justa medida.

Cuidado con la deshidratación

Tomar pocos líquidos hace que en el organismo aumente la concentración de sodio, lo que compromete a dos importantes sistemas del cuerpo:

  1. El sistema renal, ya que ese exceso de sodio retiene el agua a nivel de los riñones, lo que impide que lleven a cabo correctamente su función de eliminar los desechos del cuerpo.
  2. Y el sistema cardíaco, pues un fallo en el sistema renal hace que suba la presión arterial. (2)

Para prevenir estas -y muchas otras- dolencias es recomendable beber entre 1,5 y 3 litros de agua diarios. Y ojo porque pude obtener esa cantidad tanto con agua como por medio de infusiones y tisanas, así como de frutas y verduras ricas en líquidos (pepinos, lechuga, sandía…). (3)

Es fundamental asegurarse de que se bebe lo suficiente, sobre todo a medida que se cumplen años, ya que una de las consecuencias del envejecimiento es que se deja de sentir sed. ¡Incluso cuando el organismo necesita agua!

Esta ausencia de sed se debe al deterioro del sistema encargado de regular la temperatura corporal, así como el responsable del equilibrio hidroelectrolítico ante una falta o exceso de líquidos.

Como consecuencia, las personas de más edad suelen sentir sed solo cuando la deshidratación ya ha empezado.

Por ello deben prestar atención a los principales síntomas de la deshidratación (aquí conocerá 10 señales que alertan de que su cuerpo necesita más agua).

Y ahora, ya sí, centrémonos en la otra cara de la moneda: cuando beber demasiada agua puede resultar letal.

Hiponatremia: el rival al que no pudo vencer Bruce Lee

Desde que Bruce Lee falleciera el 20 de julio de 1973, con tan solo 32 años y en la cúspide de su carrera, han surgido infinidad de teorías sobre la verdadera causa de su muerte.

Ahora, gracias al trabajo de unos investigadores de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, parece que el misterio por fin se ha desvelado.

Y es que la conclusión de su investigación, publicada en la revista especializada Clinical Kidney Journal, es que el actor falleció por una hiponatremia.

Así es como se denomina al trastorno caracterizado por un nivel de sodio anormalmente bajo, que a su vez puede deberse a un exceso en la ingesta de líquidos.

Ahora bien, esto no significa que Bruce Lee muriera solo por haber bebido demasiada agua.

Lo que realmente ocurrió fue que los riñones del actor colapsaron y fueron incapaces de filtrar de manera adecuada los tóxicos que había dentro de su organismo, lo que habría provocado una intoxicación letal.

Pero, ¿por qué colapsó esta parte fundamental del sistema excretor?

Efectivamente, a veces se ha dicho que beber demasiada agua puede acabar comprometiendo a los riñones y que estos no cumplan su función.

Sin embargo, lo correcto sería decir que el sistema renal colapsa, no porque se ha bebido demasiado, sino porque se ha hecho a un ritmo más rápido que el de los riñones al filtrarla y excretarla.

Y para que esto suceda cobran una gran importancia ciertos factores como el peso y la cantidad de materia grasa que se tenga, así como el tipo de alimentación que se esté siguiendo.

Y en Bruce Lee todos esos factores eran de riesgo.

Así, se sabía que comía poco (además, buena parte de su dieta era a base de líquidos), que tan solo tenía un 1% de materia grasa corporal (por debajo del 10% ya es peligroso para la salud) y que con 1,71 m de altura pesaba menos de 60 kg. (3)

Pero, por si esto fuera poco, también se daban otros factores que contribuyeron a convertir su cuerpo en el escenario perfecto para sufrir una hiponatremia:

  • Tomaba diuréticos que contribuían a reducir su nivel de sodio en sangre.
  • Consumía opioides que provocaban una gran sensación de sed, por lo que bebía mucho más de los 3 litros recomendados.
  • Y el intenso entrenamiento al que se sometía conllevó una mayor producción de vasopresina (también llamada “hormona antidiurética”), la cual disminuye la excreción de agua por parte los riñones.

Fue esa acumulación de factores, más que la ingesta propiamente dicha, lo que conllevó el trágico desenlace.

Por tanto, no es cuestión de criminalizar al agua, ni mucho menos.

De hecho, no existe un límite concreto de consumo de agua que no puede superarse, ya que en cada persona será distinto.

En cada caso dependerá de la dieta que se siga, la ingesta de sal que incluya la alimentación, las actividades cotidianas y ejercicio que se haga a lo largo del día, la complexión de cada persona, la toma de diuréticos…

En definitiva, la clave para que el agua siga siendo un aliado de la salud es beberla, siempre, en la justa medida de cada uno.

Fuentes

(1) Villalvazo P, Fernandez-Prado R, Niño MDS et al.: “Who killed Bruce Lee? The hyponatraemia hypothesis”. Clin Kidney J. 2022.
(2) Natalia Dmitrieva: “Drinking sufficient water could prevent heart failure”. Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología. 2021.
(3) “Agua: ¿cuánto tienes que beber todos los días?”. Mayo Clinic.org.


Comentarios 0 comentarios