¡Cuánto interés despiertan las flores de Bach!

Hace unos días recomendé varias de estas esencias para la gestión de las emociones que nos está dejando la pandemia: miedo, ansiedad, angustia, rabia, enfado…
Y es que en esta situación tan fuera de lo normal y tan duradera es lógico que de vez en cuando las emociones acaben explotando de formas totalmente diversas e insólitas.

Todas esas sensaciones son perfectamente naturales, pero desde luego es necesario gestionarlas. Y qué mejor que hacerlo con una solución respetuosa con el organismo y que no ponga en riesgo la salud (como sí sucede con los ansiolíticos y los antidepresivos, por ejemplo, que además son muy adictivos).

Pues bien, como le digo muchos lectores se han interesado enormemente por las flores de Bach. Y por eso he decidido acercarle un poco más de información sobre ellas. Allá vamos.

¿Qué son las flores de Bach?

Se trata de elixires florales elaborados a partir de 38 esencias (tinturas muy diluidas) destinadas a realinear los estados emocionales.

Fueron creadas por el médico inglés Edward Bach (1886-1936), cirujano e inmunólogo que trabajó en el Departamento de Bacteriología del Hospital Universitario de Londres (Inglaterra) y que además era un gran apasionado de la homeopatía.

Para el Dr. Bach la felicidad era el estado de armonía necesario entre el alma y la personalidad de una persona. Por tanto, por analogía la ausencia de felicidad -es decir, el conflicto entre alma y personalidad- era el camino hacia la enfermedad.

Según su teoría es imprescindible que el miedo, la depresión, la ansiedad y la intranquilidad dejen espacio a la paz y a la serenidad, ya que es a partir de ahí que la enfermedad -una “condensación de la actitud mental”-, pierde su razón de ser.

Pues bien, gracias a sus conocimientos de botánica y a su intuición y gran sensibilidad, el Dr. Bach encontró 38 flores que se corresponden con las principales emociones perturbadoras.

Estas emociones se dividen en 7 tipos: miedo, incertidumbre, apatía, soledad, hipersensibilidad, abatimiento o desesperación y preocupación excesiva por el bienestar de los demás.

Es decir, que las diferentes plantas, según su grupo, tienen la capacidad de revertir cada uno de esos estados negativos. Por ejemplo, convirtiendo el miedo en valor.

Las 38 plantas del Dr. Bach se distinguen en 3 grupos:

  • Remedios que se enfocan a la personalidad y la naturaleza esencial del individuo. Son conocidos como “Los Doce Sanadores”: Agrimony o Agrimonia, Cerato, Centaury o Centáurea, Chicory o Achicoria, Gentian o Genciana, Clematis o Clemátide, Impatiens, Mimulus o Mímulo, Rock Rose o Heliantemo, Scleranthus, Vervain o Verbena y Water Violet o Violeta de agua.
  • Soluciones destinadas a tratar situaciones crónicas, que suelen usarse en combinación con las anteriores. Se denominan “Los Siete Ayudantes”: Gorse o Aulaga, Heather o Brezo, Oak o Roble, Olive u Olivo, Rock Water o Agua de Roca, Vine o Vid y Wild Oat o Avena Silvestre.
  • Tratamientos que sirven para paliar estados emocionales puntuales. Reciben el nombre de “Los Segundos Diecinueve”: Aspen o Álamo temblón, Beech o Haya, Crab Apple o Manzano Silvestre, Chestnut Bud o Brote de Castaño, Cherry Plum o Cerasífera, Elm o Olmo, Holly o Acebo, Honeysuckle o Madreselva, Hornbeam u Hojarazo, Larch o Alerce, Mustard o Mostaza, Pine o Pino, Red Chestnut o Castaño Rojo, Star of Bethlehem o Estrella de Belén, Sweet Chestnut o Castaño Dulce, Walnut o Nogal, White Chestnut o Castaño de Indias, Wild Rose o Rosa Silvestre y Willow o Sauce.

¿Cómo se usan?

Básicamente las flores de Bach son esencias que se añaden en gotas a un vaso de agua o se aplican directamente sobre la lengua. Se pueden combinar hasta 6 esencias en un mismo tratamiento.

Si las toma con agua, añada 2 ó 3 gotas de cada esencia que elija a un vasito. Mézclelo bien y tómelo a pequeños sorbos a lo largo del día. Además, es conveniente retener el líquido en la boca unos instantes antes de tragarlo.

Directamente sobre la lengua pueden aplicarse no más de 4 gotas de una esencia o de una combinación de ellas.

¿Son un fraude las flores de Bach?

Al igual que muchas otras soluciones aportadas directamente desde la Naturaleza, las flores de Bach han sido muy criticadas desde la medicina ortodoxa, la cual ha puesto en tela de juicio su efectividad.

Es cierto que los estudios científicos al respecto son insuficientes, pero lo que sí se ha demostrado es su completa seguridad. (1)

Y además no pueden desoírse las incontables experiencias positivas de pacientes que las han usado y las siguen usando con éxito (de hecho, cada vez se utilizan más).

En concreto, también se utilizan frecuentemente en mascotas con muy buenos resultados, lo que pondría en duda que sus beneficios se deban exclusivamente al efecto placebo, tal y como aseguran algunos. (2) (3)

En países como Suiza e Inglaterra incluso las asume el Sistema Nacional de Salud cuando son recetadas por un médico.

Así que, si así lo desea, le animo a probarlas y comprobar sus beneficios usted mismo. No dude en contarme su experiencia dejando un comentario más abajo.

¡A su salud!

P.D.: Si no tuvo ocasión de leer el anterior texto en el que recomendaba las mejores flores de Bach contra las emociones que más nos acechan estos tiempos, aquí puede leerlo ahora.

Fuentes:

  1. Pablo Saza, María Ortiz. “Flores de Bach. Revisión”. Farmacia Profesional Vol. 22. Núm. 9. páginas 46-48 (Octubre, 2008).
  2. “Using with Animals”. Bach Remedies.

  3. “Rescue Remedy and Bach Flower Remedies for Pets”. Bach Flower.

******************************

Imágenes:

  • Edward Bach. Bach Foundation. Wikimedia Commons.