La investigación científica aúna esfuerzos para identificar los factores que aumentan el riesgo de demencia, una enfermedad neurodegenerativa que afecta a más de 50 millones de personas en todo el mundo. El último estudio centrado en este tema asegura que la soledad supone un importante detonante(1).

Las conclusiones de este estudio, para el que se revisaron los casos de 21.525 mayores de 65 años de Europa, América y Asia, guarda relación con investigaciones previas que relacionaban la soledad con un peor estado de salud en general, depresión e incluso muerte prematura.

Los investigadores también han señalado que el efecto de esta soledad no deseable es comparable al de otros factores como la diabetes o la inactividad física, que son de los que más contribuyen al desarrollo de la demencia.

 

Fuentes:

  1. Elvira Lara, Natalia Martín-María, Alejandro De la Torre-Luque et al.: “Does loneliness contribute to mild cognitive impairment and dementia? A systematic review and meta-analysis of longitudinal studies”. Ageing Research Reviews. 2019