Estimulación cerebral personalizada: una nueva esperanza para la depresión mayor

Compartir

Las personas afectadas por una depresión mayor en las que el tratamiento farmacológico no funciona podrían beneficiarse de una nueva terapia: la estimulación cerebral profunda personalizada(1).

Esta consiste en implantar un dispositivo en el cerebro del afectado que, cuando detecta que la actividad cerebral (que previamente ha sido analizada para obtener un patrón personalizado) es la propia de un estado depresivo, administra 1 miliamperio de electricidad durante 6 segundos para modificar la actividad neuronal.

Ya se ha probado su efectividad con una paciente de 36 años con trastorno depresivo mayor y de larga duración con la que no había funcionado ningún tratamiento previo, incluida terapia por electrochoque. Por el contrario, la estimulación cerebral profunda mejoró rápida y eficazmente sus síntomas, bajando las puntuaciones en la Escala de Montgomery-Åsberg para la Evaluación de la Depresión (MADRS): antes de la terapia había registrado 33 puntos (considerada depresión muy grave), 12 días después del implante bajó a 14 (depresión leve) y, varios meses después, se situaba por debajo de 10 (indica que ya se está recuperando de la depresión).

Consejo de Salud en 1 Minuto: Este dispositivo, todavía en pruebas, solo estaría reservado para casos puntuales. Pero, afortunadamente, para tratar la depresión existen otros métodos menos invasivos y cuya eficacia ha sido demostrada por numerosos estudios. Es el caso de estos tratamientos naturales empleados durante milenios por la Medicina Tradicional China (MTC).

Fuentes:

  1. Scangos KW, Khambhati AN, Daly PM et al.: “Closed-loop neuromodulation in an individual with treatment-resistant depression”. Nat Med. 2021.

Comentarios 0 comentarios