Las nuevas investigaciones centradas en la lucha contra el virus del papiloma humano (VPH), principal responsable del cáncer de cuello de útero, nos acercan a la tecnología más puntera. Y es que se ha desarrollado un innovador chip(1) que actúa como un útero e incluye células vivas que interactúan entre ellas, para estudiar su respuesta a los nuevos tratamientos.

El chip consiste en una placa de polidimetilsiloxano en la que se lleva a cabo un cultivo de células epiteliales ectocervicales y endocervicales que se comportan de un modo similar a como harían en el cuello uterino de una mujer. De este modo puede analizarse su respuesta ante el VPH y los diferentes tratamientos aplicados para acabar con él, como si de un modelo in vitro se tratara.

El objetivo de esta nueva tecnología es evitar los experimentos en animales (y después en personas) para probar la seguridad del nuevo tratamiento o medicamento desarrollado. De momento las pruebas realizadas confirman que la respuesta del chip es exactamente la misma que se observaría en el órgano, por lo que el final de los experimentos en animales podría estar un paso más cerca.

Fuentes:

1. Boyang Zhang, Anastasia Korolj, Benjamin Fook Lun Lai and Milica Radisic: “Advances in organ-on-a-chip engineering”. Nature Reviews. 2018.