La importancia de la microbiota para mantener un buen estado de salud ya es de sobra conocida. Ahora un grupo de investigadores ha descubierto que una microbiota sana también contribuye a regular el apetito(1).

Para demostrar su importancia se llevó a cabo un experimento en el que se transfirió microbiota de personas sanas a pacientes que padecían síndrome metabólico. La transferencia se realizó mediante un trasplante fecal a partir de cápsulas convenientemente tratadas que contenían heces de las personas sanas. Así pudieron observar que el nivel de dopamina (hormona encargada de controlar los impulsos) aumentaba, lo que permitió un mayor control del apetito.

Este descubrimiento confirma la importancia de la microbiota intestinal a la hora de regular el eje intestino-cerebro y mejorar la salud metabólica. En otras palabras, que con una alimentación adecuada es posible reducir el riesgo de padecer enfermedades relacionadas con la obesidad y sus comorbilidades. Por el contrario, siguiendo una dieta poco saludable la flora intestinal se deteriora y hay una mayor presencia de enterobacterias, que son potencialmente inflamatorias.

Fuentes:

1. Benitez-Paez, Alfonso Sanz, Yolanda: “MyNewGut Project: Microbiome Influence on Energy Balance and Brain Development-Function Put into Action to Tackle Diet-related Diseases and Behaviour”. ResearchGate. 2016.