A las personas con diabetes tipo 2 se les recomienda que controlen el nivel de glucemia por medio de hábitos saludables, como por ejemplo con una alimentación equilibrada y practicando ejercicio. A estos consejos se suma ahora la necesidad de controlar también el estrés, según las conclusiones de un reciente estudio(1). Y es que los investigadores han observado que el cortisol, la conocida como “hormona del estrés”, incrementa los niveles de glucemia del organismo.

Ya se sabía que los niveles de cortisol son más altos nada más levantarse, con un incremento de entre el 50 y el 75%. Pero no se conocía la relación entre esa hormona y la glucosa, ni tampoco cómo podía afectar a las personas diabéticas.

Para averiguarlo llevaron a cabo un ensayo con personas con y sin diabetes a las que, durante 6 años, realizaron un seguimiento de sus niveles de cortisol, así como de glucosa en plasma, con mediciones varias veces al día. Finalizado el estudio constataron que el cortisol contribuye a aumentar la glucemia en sangre. Curiosamente, esta relación entre cortisol y nivel de glucosa solo se observó en las personas con diabetes.

Consejo de Salud en 1 minuto: Existen numerosas técnicas que pueden ayudarle a controlar el estrés. Desde practicar yoga, meditación o mindfulness, por ejemplo, hasta seguir una estrategia nutricional que incluya complementos alimenticios de magnesio o de vitamina C, dos de los reguladores del cortisol más importantes.

Fuentes:

  1. Jenny Pena Dias, Joshua J.Josephb, Bjorn Kluwe et al: “The longitudinal association of changes in diurnal cortisol features with fasting glucose: MESA”. 2020.