Tomar café no solo no implica riesgos a largo plazo de hipertensión arterial, como se creía hasta ahora, sino que además ofrece claros beneficios para prevenir la mortalidad por cualquier causa. Esto es lo que ha señalado un grupo de investigadores de la Universidad de Navarra(1).

La investigación contó con 20.000 personas a las que se realizó un seguimiento durante una media de 10 años. Pudo comprobarse así que el consumo de café, ya sea con cafeína o descafeinado, está directamente relacionado con una mayor longevidad.

Y es que esta bebida ofrece propiedades antioxidantes y antiinflamatorias muy interesantes, lo que hace que sea especialmente beneficiosa para las personas mayores. De hecho, el estudio incidió en que este efecto sobre la mortalidad era más notable en personas de más de 55 años que consumían entre 1 y 6 tazas al día.

 

Fuentes:

  1. Adela M Navarro, Miguel Á Martínez-González, Alfredo Gea, Giuseppe Grosso, José M Martín-Moreno, Esther López-García,  Nerea Martin-Calvo, Estefanía Toledo: “Coffee consumption and total mortality in a Mediterranean prospective cohort”. The American Journal of Clinical Nutrition. 2018