Las mujeres sufren más casos de alzhéimer y además son más graves. Hasta ahora tendía a relacionarse esta mayor prevalencia con el hecho de que las mujeres tienen una mayor esperanza de vida. Sin embargo, recientes estudios señalan que podrían existir otros factores, tanto biológicos como de tipo “modificables”.

Entre los primeros destaca el efecto neuroprotector de los estrógenos. Como consecuencia, su menor producción durante la menopausia conlleva el aumento de las placas betaamiloides, asociadas al alzhéimer. Así lo asegura un estudio al señalar que las mujeres que tienen la menopausia a una edad más temprana tienen más riesgo de alzhéimer, ya que sus niveles de estrógenos han descendido mucho antes.

Y luego están los “factores modificables”, como la depresión o el estrés (que por regla general afecta más a las mujeres), que también aumentan el riesgo de alzhéimer a una edad avanzada, ya que producen un exceso de cortisol, que resulta tóxico para las neuronas.

 

Fuentes:

  1. “Encuentro Neurología y Sociedad. Alianza Española por la Neurología”. Sociedad Española de Neurología (SEN). 2019.