Disruptores endocrinos: ahora asociados a la obesidad

Compartir

Sigue creciendo la lista de efectos adversos asociados a los disruptores endocrinos: sustancias tóxicas procedentes de pesticidas y materiales plásticos, entre muchos otros, que alteran el correcto funcionamiento de las hormonas y afectan al sistema nervioso, hepático, renal…

Pues bien, ahora un informe presentado en el Congreso Nacional de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO) señala que también aumenta el riesgo de sobrepeso debido a que estos tóxicos actúan negativamente sobre el metabolismo(1). En concreto, comprometen a los tejidos encargados de controlar el metabolismo de la glucosa y los lípidos, lo que acaba derivando en sobrepeso.

Además, los investigadores han alertado de que estos efectos negativos se producen incluso cuando el contacto con los disruptores endocrinos es bajo. Y, asimismo, que no siempre se perciben de forma inmediata, sino que empiezan a ser visibles a largo plazo.

Consejo de Salud en 1 Minuto: El bisfenol A es uno de los disruptores endocrinos más presente en todo tipo de productos (envases para alimentos, latas de conserva, material escolar y de escritorio…). Y ojo porque los bisfenoles F y S, en teoría alternativas más seguras, también entrañan riesgos para la salud nada desdeñables.

Fuentes

  1. <i>XVIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO).</i>

Comentarios 0 comentarios