El pánico desatado durante semanas ha provocado que China censure ciertas informaciones sobre el devenir de la crisis del coronavirus de Wuhan, así como de qué forma está siendo atajada.

Sin embargo, nosotros tenemos en exclusiva para usted una información importante que no va a poder leer en ningún otro lugar:

El Protocolo del Gobierno chino para el tratamiento del coronavirus 2019-nCoV.

Científicos de medio mundo se afanan en conseguir una vacuna y se ponen en marcha concursos millonarios para financiar el desarrollo de nuevos fármacos y métodos diagnósticos (que por otro lado es posible que terminen en la basura, como ya ha sucedido en otras ocasiones).

China, por su parte, combina la medicina convencional con los recursos naturales a su alcance para reforzar las defensas de sus enfermos. Así, médicos especialistas en medicina tradicional añaden al tratamiento de la neumonía de Wuhan soluciones a base de plantas medicinales, y de hecho ya han sido dados de alta los primeros pacientes que han seguido este tratamiento combinado. (1) (2)

Y es que la china es una sociedad avanzada, capaz de movilizar la cantidad de recursos necesaria para construir un hospital en solo 10 días (como el que han levantado para tratar a los afectados por el coronavirus), pero que no vuelve la espalda al saber ancestral; el mismo con el que ha curado a su población a lo largo de miles de años.

Por eso una de las primeras medidas que tomó el Gobierno de Pekín tras desatarse la crisis fue enviar a varios equipos con cientos de expertos en medicina tradicional china (MTC) a Wuhan (provincia de Hubei), la ciudad donde se originó el brote y que sigue siendo la más afectada. (3)

Y no es esta la primera vez que lo hacen: ya en 2003, durante la epidemia del SARS (síndrome respiratorio agudo grave, por sus siglas en inglés), en China se aplicaron tratamientos tradicionales asociados a medicamentos occidentales para curar a los enfermos.

La clave: el sistema inmunitario

La tasa de mortalidad de aquel brote, el SARS, era mucho mayor (en concreto del 9,2%) que la del coronavirus de Wuhan.

Y es que el grupo de los coronavirus, tan extenso que provoca desde simples resfriados hasta graves bronquitis o neumonías, registra muy diferentes índices de mortalidad según la cepa de la que se hable.

En el caso del 2019-nCoV, el porcentaje de fallecimientos ronda el 2%; es decir, que la gran mayoría de las personas infectadas supera con éxito la enfermedad. Y además los fallecidos son por lo general personas de avanzada edad, enfermas o que sufrieron complicaciones a raíz de la infección.

Todo ello arroja una conclusión clara: la clave no solo del riesgo de infección, sino sobre todo de las probabilidades de recuperación, está en el sistema inmunitario.

Y en ese sentido las plantas tienen mucho margen para contribuir. Precisamente por ello conforman, de hecho, una de las principales pautas médicas oficiales emitidas por el Gobierno chino en esta crisis. (4)

Las mejores plantas para frenar al coronavirus

En concreto, el Gobierno chino utiliza un protocolo específico apoyado en las plantas medicinales para atajar la enfermedad en sus diferentes estadios, atendiendo además a síntomas concretos.

Por ejemplo, para tratar a un paciente infectado que presenta fiebre con una temperatura de 38 °C o más, fatiga, dolor de cabeza sin sudor, dolores corporales, molestias cardíacas, coloración de la lengua y micción frecuente pero escasa, se recomienda utilizar una modificación de “Chai Ge Jie Ji Tang” (una decocción de plantas del género Bupleurum y de Pueraria lobata, es decir, kudzu). (5)

Si otro paciente tiene fiebre, excesiva sudoración o falta de ella, tos, opresión en el pecho con jadeo, falta de apetito, fatiga, sed, coloración de la lengua y cambios en la frecuencia cardíaca, se recomienda la fórmula “Ma Xing Shi Gan Tang” modificada (originalmente contiene una decocción de efedra –Ephedra distachya-, semillas de albaricoque, yeso y regaliz). (6)

Un Protocolo sanitario a base de plantas para cada fase de la enfermedad

  • Para la fase temprana

Cuando ya se ha incubado el virus y la infección se instala, poniéndose de manifiesto los primeros síntomas, el Protocolo aconseja, entre otras soluciones, una modificación de la fórmula “Huo Po Xia Ling Tang” (una decocción de una variedad de Agastache y de Pinellia, de Magnolia officinalis -conocida como “houpu magnolia”- y del hongo Poria cocos, también llamado “pan indio”) junto al preparado “Xiao Chai Hu Tang” (elaborado a base de decocción de una variedad de Bupleurum). (7) (8)

Aquí puede ver la composición total del tratamiento:

Además, esta solución puede combinarse con fruto de sauzgatillo (Vitex agnus-castus) o con un tipo de angélica propia de Siberia (Angelica dahurica), entre otras, en caso de dolor de cabeza. Y asimismo con miel mezclada frita o con perilla (Perilla frutescens) si el paciente presenta tos pronunciada, por ejemplo.

Según se tengan determinados síntomas -que pueden ir desde la flema abundante a la inflamación de garganta-, el tratamiento principal puede completarse con pepino chino (Trichosanthes kirilowii), escrofularia nignpo o china (Scrophularia ningpoensis), belamcanda o flor leopardo (Belamcanda chinensis)…

  • Para la fase media

De acuerdo con el programa que se está utilizando en los hospitales chinos, cuando la neumonía alcanza la etapa media puede tratarse con una versión modificada de las fórmulas “Xuan Bai Cheng Qi Tang” y “Huang Lian Jie Du Tang.

La primera es un preparado a base de ruibarbo (Rheum rhabarbarum), naranja amarga inmadura (Fructus aurantii immaturus) y houpu magnolia. La segunda, a base de rizoma de hilo de oro chino (Coptis chinensis), de raíz de Scutellaria baicalensis, corteza de árbol de amur (Phellodendron amurense) y de fruta del jazmín de la India (Gardenia jasminoides). (9) (10)

Las dosis que conforman este tratamiento son las siguientes:

En caso de estreñimiento agudo se puede añadir la hierba nudosa japonesa (Fallopia japonica) y, si es necesario un plus expectorante, el pepino chino o la conocida como “cola de lagarto” o “planta camaleón” (Houttuynia cordata), entre otras.

Medidas de prevención (basadas en plantas)

El Protocolo recoge también sendas indicaciones para la fase más severa y para la recuperación de la enfermedad. Ahora bien, detallar todas y cada una de las soluciones haría este texto demasiado extenso y hasta difícil de leer.

No obstante, me gustaría invitar a todos los médicos y otros profesionales sanitarios que reciben Tener S@lud (me consta que son muchos) a consultar el documento completo, que encontrarán en las fuentes.

Además, este Protocolo no solo aborda el tratamiento de la enfermedad, sino que también recoge importantes soluciones de cara a la prevención del contagio.

Así, a las personas que hayan estado en contacto con potenciales enfermos y cuyo sistema inmunitario está débil se les recomienda “Yu Ping Feng San” modificado (una mezcla a base de raíz de colmillo feng – Saposhnikovia divaricata– y de astrágalo –Astragalus membranaceus– y de rizoma de la conocida en China como Bai SzhuAtractylodes macrocephala-).

Y, ojo, no solo el Gobierno chino recomienda plantas medicinales para reforzar las defensas ante la amenaza del coronavirus: el ministerio de Ayush (ayurveda, yoga y naturopatía, unani, siddha y homeopatía) de la India también aconseja a sus ciudadanos la toma de plantas medicinales propias de la medicina ayurvédica y homeopatía para fortalecer su sistema inmunitario. (11)

Y ahora pensemos: en España, además de las medidas básicas de higiene que recomiendan los gobiernos de todo el mundo, ¿le han aconsejado algo capaz de reforzar (de verdad) su sistema inmunitario? ¿Le ha hecho su médico alguna referencia al respecto?

¿Por qué nadie se ha parado a preguntarse si acaso esconden la naturopatía y la fitoterapia las soluciones que no tiene la medicina convencional…?

Más soluciones en las plantas frente al coronavirus

Ciertos equipos de investigación estudian las posibilidades de más especies vegetales frente al coronavirus.

Entre otras plantas, destacan la Forsythia suspensa (para nosotros “forsitia” o “campanita china”), la Lonicera japonica (un tipo de madreselva) o la Artemisia annua (que en España conocemos como ajenjo chino y que ya ha demostrado su enorme interés contra otras epidemias como la malaria, por ejemplo).

La propia Academia China de las Ciencias indicó hace apenas unos días que el “Shuang Huang Lian”, otro tratamiento a base de Lonicera japonica, Scutellaria baicalensis y Forsythia suspensa, podría inhibir el coronavirus 2019-nCoV. Y también que la Fallopia japonica (que en España está catalogada como planta invasora) podría atenuar los síntomas de la enfermedad, por ejemplo reduciendo la fiebre o ayudando a evacuar las mucosidades. (12)

Exploremos los recursos a nuestro alcance

Ya lo ha visto: en lugar de afanarse únicamente en conseguir una vacuna o un nuevo tratamiento contra el coronavirus, China (entre otros países) apuesta por sacar el máximo provecho a todos los recursos a su alcance, incluidos los que provee la medicina ancestral, a fin de reforzar la inmunidad de su población y de mejorar la salud de sus enfermos.

Hoy por hoy en España el coronavirus no supone una amenaza. Pero ¿qué me dice de la gripe, virus que solo en nuestro país -y a pesar de las amplísimas campañas de vacunación- provocó la muerte de más de 6.300 personas el pasado invierno?

Las cifras son escandalosas, y sin embargo no se ven en los periódicos día tras día, como sí sucede con el coronavirus.

Y eso que el diagnóstico de la situación es el mismo: la población más vulnerable, de avanzada edad, enferma o con un sistema inmunitario debilitado, es la que más sufre y la que termina convirtiéndose en víctima mortal.

Si la vacuna de la gripe se demuestra año tras año ineficaz (miles de personas pierden la vida anualmente debido al virus), ¿qué problema hay en apoyarse en las alternativas naturales y en la alimentación para reforzar el sistema inmunitario? ¿Cuál es el interés de no explorar y divulgar esas vías alternativas que todos tenemos al alcance de nuestra mano?

Fuentes:

  1. “TCM-cured patients of novel coronavirus infection discharged from hospital”. Source: Xinhua| 2020-02-03 20:35:14|Editor: huaxia.
  2. “TCM plays key role in treatment”. By Wang Xiaodong in Wuhan | China Daily | Updated: 2020-02-07 08:11.
  3. “100 more traditional Chinese medicine workers dispatched to Wuhan”. Source: Xinhua| 2020-01-27 21:13:37| Editor: huaxia.
  4. “Chinese Herbal Medicine Treatment Protocols for Wuhan Pneumonia”. Shelley Ochs. TCMinBeijing. Enero, 2020.
  5. “Chai Ge Jie Ji Tang. Herb formulas”. American Dragon.
  6. Ma Xing Shi Gan Tang. Herb formulas”. American Dragon.
  7. Huo Po Xia Ling Tang. Herb formulas”. American Dragon.
  8. “Xiao Chai Hu Tang. Herb formulas”. American Dragon.
  9. Liu, Miao & Zhong, Xianggen & Li, Yuhang & Zheng, Fengjie & Wu, Ruohan & Sun, Yan & Zhang, Jinchao. (2014). “Xuan Bai Cheng Qi formula as an adjuvant treatment of acute exacerbation of chronic obstructive pulmonary disease of the syndrome type phlegm-heat obstructing the lungs: A multicenter, randomized, double-blind, placebo-controlled clinical trial”. BMC complementary and alternative medicine. 14. 239. 10.1186/1472-6882-14-239.
  10. “Huang Lian Jie Du Tang. Herb formulas”. American Dragon.
  11. “Asesoramiento para el Coronavirus. Homeopatía para la prevención de infecciones por el Coronavirus. Medicamentos útiles del Unani en el tratamiento sintomático de la infección por el Coronavirus”. Publicado el: 29 ENE 2020 10:29 AM por PIB Delhi.
  12. “Fallopia japonica (Houtt.). Catálogo español de especies exóticas invasoras”. FALJAP/EEI/FL028.MAAM (Gob).