Dos bacterias y un hongo, la Candida tropicalis, podrían ser los desencadenantes de la enfermedad de Crohn. Para llegar a esta conclusión un equipo de investigadores comparó las heces de familias que tenían miembros que padecían esta enfermedad intestinal, con las de familias sanas(1).

Los análisis comparativos refuerzan la convicción de los especialistas en esta enfermedad de que un desequilibrio de la microbiota intestinal desempeña un papel crucial en la aparición de la dolencia.

No es la primera vez que se menciona esta relación, pero con este estudio se confirma que se puede actuar contra la enfermedad a través de la alimentación. Y es que según sea esa alimentación, se puede favorecer o retrasar el crecimiento de algunas bacterias.

 

Fuentes:

  1. Hoarau G, Mukherjee PK, Gower-Rousseau C, et al. “Bacteriome and Mycobiome Interactions Underscore Microbial Dysbiosis in Familial Crohn’s Disease”. mBio Sept 2016.