A las puertas de la Cumbre del Clima que se está celebrando en Madrid, la ONU ha alertado de máximos históricos en el CO2 presente en el aire que respiramos. Un nivel que solo tiene precedentes entre 3 ó 5 millones de años atrás, cuando el ser humano como hoy lo conocemos ni siquiera existía.

Pues bien, lamento decirle que el problema de los contaminantes no se limita a la calle, sino que lo más probable es que el aire de su hogar tenga también una alta concentración de tóxicos.

Y es que tanto los materiales de cocina como las paredes, los tapizados, las alfombras e incluso la propia ropa y los productos de limpieza liberan tóxicos que se quedan suspendidos en el ambiente. De hecho, diversos estudios e informes advierten de que la concentración de contaminantes en espacios interiores es incluso mayor y más peligrosa para la salud que la del exterior. (1)

Airear bien la vivienda, como hacían nuestras madres y abuelas, es por supuesto la primera medida que se debe tener en cuenta para reducir la exposición y los riesgos. Sin embargo, la cosa se complica en los meses de invierno, en los que precisamente los contaminantes suelen concentrarse todavía más tras las ventanas cerradas a cal y canto a causa del frío.

Pues bien, lo cierto es que hay una forma fácil y muy eficaz de purificar el aire en casa de forma continua y perdurable: utilizar el efecto limpiador de las mejores “plantas anticontaminación”, un proceso que recibe el nombre de “biodepuración”.

Los 6 contaminantes más presentes en su hogar

La biodepuración ha sido utilizada por la NASA para reducir la contaminación acumulada durante años en los satélites y estaciones espaciales. (2)

Y es que las plantas descontaminantes eliminan eficazmente los compuestos orgánicos volátiles (COV) que liberan los siguientes materiales:

  • Las colas utilizadas en tapizados y alfombras, entre otros. Destaca el formaldehído, especialmente tóxico y cancerígeno y muy implicado en el desarrollo de enfermedades degenerativas. A corto plazo irrita las vías respiratorias y puede provocar sensación de quemazón y náuseas. (3) (4)
  • La pintura y la ropa. El tricloretileno en concreto se asocia con la aparición de ciertos cánceres y de la enfermedad de Parkinson. (5)
  • Los plásticos y el humo de los cigarrillos. Hablamos de benceno, tolueno, xileno… El primero se relaciona incluso con el desarrollo de determinados tipos de leucemia. (6)
  • Los productos de limpieza. El amoniaco, por ejemplo, afecta a las vías respiratorias y sus efectos pueden desencadenar problemas neurológicos. (7)

Plantas que absorben los tóxicos

Hay diversas especies de plantas purificadoras, y cada una de ellas absorbe los contaminantes del aire de forma diferente. Los principales mecanismos que utilizan son los siguientes: (8)

  • Los estomas, unos pequeños orificios en los que se producen los intercambios de la planta con el entorno.
  • La absorción por depósito, cuando los contaminantes son “tragados” por la superficie de la planta una vez la tocan.
  • La microbioma de la planta (es decir, la comunidad de microorganismos buenos asociados a ella), que “digiere” los tóxicos contaminantes.

Pero, además de conocer estos procesos, hay tres trucos importantes que le ayudarán a maximizar la capacidad depurativa de sus plantas.

El primero, saber que cuanta más superficie de la planta esté en contacto con el aire, más cantidad de contaminantes depurará. Por tanto, apueste por plantas de grandes hojas y largas raíces para el interior de su hogar.

El segundo, que las plantas de hojas más oscuras son las más activas y eficaces en el proceso de purificación del aire, eso sí, siempre que reciban una luz intensa. Es decir, que lo mejor será que coloque estos ejemplares en lugares muy iluminados y que los aproveche para las estancias más contaminadas, como por ejemplo el salón. (9)

Por último, la tercera cosa importante es que hay ciertas plantas que se corresponden directamente con determinados contaminantes. Es decir, que algunas especies absorben mejor el benceno, otras resultan más eficaces contra el formaldehído… Y por supuesto es algo que conviene conocer a la hora de distribuirlas por la vivienda. (10)

Siguiendo estas pautas, yo he establecido una pequeña estrategia de “depuración del aire” en mi propia casa con 3 variedades de plantas de interior específicas para cada estancia. Es esta:

Vela blanca para el salón

El espatifilio o lirio de la paz, conocido también en algunas zonas como “vela blanca” (Spathiphyllum wallisii), es una de mis plantas favoritas. Y es que, además de tener una capacidad depurativa asombrosa, resulta muy decorativa.

Su eficacia es increíble: es capaz de eliminar la mayor parte de los contaminantes de los que le he hablado antes y, además, también combate las humedades y los mohos. Por eso precisamente apuesto por colocarla en la estancia más importante de la casa, es decir, el salón. (11) (12)

En mi caso tengo mucha suerte, ya que se trata de una habitación especialmente luminosa. Y es que esta planta necesita mucha luz natural (pero, ojo, no sol directo).

Hay que regarla regularmente durante el crecimiento, por ejemplo un par de veces por semana. Después de esa primera etapa bastará con un riego semanal.

Lengua de suegra para la cocina

La lengua de suegra, también conocida como lengua o rabo de tigre (Sansevieria trifasciata), es sin duda una gran opción para la cocina.

Esta planta ha demostrado su eficacia contra los contaminantes que provienen del plástico (el benceno, por ejemplo), que están especialmente presentes en esta parte de la casa. (13)

Pero asimismo también sanea el ambiente cargado de ciertos tóxicos como los que esconde el humo del tabaco.

Mi cocina no es especialmente luminosa, pero por suerte esta planta, con las hojas algo más claras, no necesita luz solar directa ni mucha luminosidad. Además, basta con regarla una sola vez por semana.

Planta araña para el dormitorio

En la habitación lo mejor es colocar una planta araña, también conocida como “malamadre” o “lazo de amor” (Chlorophytum comosum).

No es la más bonita de las plantas de interior, pero sí resulta muy eficaz para absorber el formaldehído, tan presente en toda la casa por culpa de las alfombras, los tapizados… (14)

Además, la planta araña apenas requiere cuidados. Basta con ubicarla en la parte más luminosa del dormitorio, cerca de la ventana, y vaporizar una vez a la semana sus hojas para aportarles un poco de humedad.

Invertir en salud

Estas tres plantas son fáciles de encontrar en cualquier floristería o tienda de jardinería y, además, no le costarán demasiado, incluso si se hace con unos ejemplares de gran tamaño. En cualquier caso, piense que no hay mejor inversión que la se hace en salud y bienestar.

De hecho, yo mismo estoy pensando en que no hay mejor regalo para estas Navidades que estas plantas “salvavidas”… Si le parece buena idea, ¡apúntesela usted también para regalar salud este año!

¿No le parece increíble todo lo que pueden hacer las plantas por su salud? Pues esto es solo el principio. En nuestra revista Plantas & Bienestar le acercamos mes a mes los mejores consejos y pautas para que pueda aprovechar todo su poder curativo en su beneficio y el de su familia. Si desea conocer más sobre esta publicación, le invito a hacer clic aquí.

Fuentes:

  1. “Informe Calidad del aire interior”. Observatorio de Salud y Medio Ambiente de Andalucía. Depósito Legal GR 2672-2011 ISBN 978-84-964-5934-8
  2. Wolverton, B. C. “Plants and their microbial assistants: Nature’s answer to Earth’s environmental pollution problems”. 1990.
  3. Tulpule (K.), et al. “Formaldehyde in brain: an overlooked player in neurodegeneration?”. J Neurochem., 2013, 127(1):7-21.
  4. Rovira (J.), et al. “Human health risks of formaldehyde indoor levels: An issue of concern”. J Environ Sci Health a Tox Hazard Subst Environ Eng., 2016, 51(4): 357-63
  5. Guehl (D.), et al. “Trichloroethylene and parkinsonism: a human and experimental observation”. Eur J Neurol, 1999, 6(5):609-11.
  6. Galbraith (D.), et al. “Benzene and human health: A historical review and appraisal of associations with various diseases”. Crit Rev Toxicol., 2010, 40 Suppl 2:1-46.
  7. Dasarathy (S), et al. “Ammonia toxicity: from head to toe?”, Metab Brain Dis., 2017, 32(2):529-538.
  8. Extrait de l’article de D. Cuny, M-A. Rzepka et G. Bulteau. “Quels rôles les plantes peuvent elles jouer vis-à-vis de la pollution à l’intérieur des locaux ?”. Air Pur no 69.
  9. Song (J. E.), et al. “The impact of plants on the reduction of volatile organic compounds in a small space”. J Physiol Anthropol., 2007, 26(6):599-603.
  10. Yang (D. S.), et al. “Screening Indoor Plants for Volatile Organic Pollutant Removal Efficiency”. HortScience, 2009.
  11. Parseh (I.), et al. “Phytoremediation of benzene vapors from indoor air by Schefflera arboricola and Spathiphyllum wallisii plants”. Atm Poll Res, 2018.
  12. Ataee (S.), et al. “The effects of the interior plants on the health and quality of the environment”. Quid, 2017, 1122-1127.
  13. Simon B. “Langue de belle-mère: la plante anti-pollution de votre maison”. Passionsante. Mai, 2019.
  14. Zhou (J.), et al. “Purification of formaldehyde-polluted air by indoor plants of Araceae, Agavaceae and Liliaceae”. J of Food, Ag & Env, 2011, Vol.9 (3&4): 1012-1018.

Imágenes:

  1. Toshihiro Oimatsu. Wikimedia Commons.
  2. Tangopaso. Wikimedia Commons.
  3. Maja Dumat. Flickr.